Tom Leeb adelanta "Go on" | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Tom Leeb adelanta "Go on"

Está a tan solo un paso de cumplir los 30 tacos, y sin embargo cuenta ya con una experiencia más que notable tanto como actor, comediante, y compositor. Tom Leeb es de esas personas que le sacan jugo a la vida, la vive y ha vivido hasta ahora sin desaprovechar un solo segundo de ella. Sin embargo, esta barrera que tiene tan cerca que es su tercera década de existencia, le va a servir para frenar un poco, algo que expresará maravillosa y delicadamente en su EP –mini álbum de 6 canciones- de título homónimo que se publicará este próximo otoño (21 de septiembre a través de Roy Music) y cuyo primer adelanto es éste Go On

Es hora de compartir sentimientos y sosegar el tempo un poco. Su música es orgánica, templada por las cuerdas de su guitarra acústica, totalmente alejada de cualquier parafernalia “electro”. En todo caso hornea acordes, con algún sintetizador; la percepción de estos, siempre sobria, a la vez que sofisticada. Tom combina blues-rock, blue eyed soul, siempre de un modo reconfortante, cordial y pop. Sin duda alguna, este camino, el del rock cercano y melódico lo toma alentado por uno de sus mayores ídolos: el estadounidense John Mayer. A Tom le apasiona crear melodías, antes prefiere un coro sencillo pero acertado que un riff hiriente: «No soy rockero por naturaleza, amo el lado estético y meticuloso de las canciones, algo así como lo que me gusta percibir en las bandas sonoras de las películas que amo». 

Tampoco encontraremos una orquesta de cincuenta músicos detrás de este nuevo proyecto. Él prefiere mostrar su propia naturaleza humana usando su voz de un modo desnudo, sin filtros ni efectos: «Quería revelar ese otro lado de mí, esto es un nuevo paso en mi carrera artística pero sin abandonar la autenticidad.» El rock no ha de ser únicamente polvareda y electricidad, también debe tener una historia detrás que contar. 

TomLeeb01_poplacara.jpg

Seducido por el blues y su magnífico tobogán de versos y melodías, Tom se mantiene alejado de cualquier parafernalia mecánica para él mismo marcar el paso de sus temas. Reconoce estar influenciado –además de John Mayer- por artistas como Ben Howard, Bon Iver o Matt Corby. Solo sigue lo que dicta su corazón y luego cava sobre él. Imagina esto pero de un modo entrañable, nada sanguiloniento, metafóricamente como si estuviese rodeado por un cielo lleno de estrellas y un par de fogatas delante.

Nuestro joven compositor también se sintió seducido, cuando vivió en la costa Este de los Estados Unidos, por reconocidos ‘jazzmen’ como Frank Sinatra (como todos sabemos de sobras, casualmente cantante y actor), Gene Harris o Jamie Cullum. Los primeros fueron la pasión de su padre. El papá puso los cimientos para su swing, su hijo le incorporó luego su propio rollazo, su groove. Tom siempre estuvo muy orgulloso de su padre, era incuestionable usar como nombre artístico su apellido. Cuando era un niño, Tom soñaba con ser un campeón de tenis, eso hasta que ingresó en un internado de Suiza. Allí dentro descubrió una nueva pasión mientras no paraba de imitar a sus maestros: la interpretación.

Tom salta de escenario en escenario burlándose de las reglas establecidas pero esquivando el desajuste que puedan crear sus divertidas bromas con la prudencia de estas maravillosas y nostálgicas canciones que él es capaz de componer cuando se enfrenta solo a su guitarra y su voz. Es muy honesto al respecto: «como músico soy más la poesía que representa mi lado más oscuro; sin embargo, como cómico prefiero que la energía se dispare sin más. Para mí, todo esto se puede complementar. Por cierto, ¿por qué siempre dividir los distintos campos artísticos? ¿Por qué limitar nuestros propios talentos categorizándolos?»

¡Compártelo!