Pylar abren la última puerta sonora con el más allá | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Pylar abren la última puerta sonora con el más allá

No estamos seguros de, si hacemos un hueco en el suelo, conseguir llegar al centro de la Tierra. Lo que sí sabemos es que, si escuchamos a PYLAR, conseguiremos romper la última frontera que nos ata a la realidad, descubriendo no tanto a qué suena, sino cómo estalla la música que se expande en el más allá. Así lo lleva demostrando el combo sevillano desde hace más de siete años en los diferentes materiales que han publicado. Y decimos ‘materiales’ porque sería injusto llamar ‘disco’ o ‘álbum’ a un nuevo ejercicio de PYLAR: más bien son monolitos sonoros en donde consiguen cohesionar influencias que van desde el metal experimental, a reverencias que van desde el sludge y el doom a la música avant-garde o incluso las óperas extremas.

Sus repertorios son invocaciones que parecen llegar bastante más lejos del más allá, pero a través de las cuales salen a la luz territorios inexplorados no solo en lo que refiere al aspecto musical, sino a espectros que tienen más que ver con la filosofía, la espiritualidad o el arte de vanguardia.

Tan influenciados por bandas como Sunn O))), Blut Aus Nord, Gorguts o Deathspell Omega como por corrientes de pensamiento tentaculares como el Realismo Especulativo, la Ontología Orientada a los Objetos o autores como H.P. Lovecraft u Oswald Spengler; los andaluces PYLAR presentan ahora Horror Cósmyco (Humo, 2019), sucesor del celebrado y expansivo A ella te conduce la sagrada espiral (Humo, 2017) que revolucionó el metal experimental estatal hasta convertirlos en un referente internacional del género.

Los cuatro movimientos que componen Horror Cósmyco se imponen como un ‘necronomicón sonoro’: los sintetizadores, violines, vientos, guitarras, percusiones y voces guturales son deformados hasta alcanzar un nuevo idioma musical, pero también dialógico. Un mantra tan extremo y psicótico que abre una nueva órbita tanto para la música extrema, como para el arte contemporáneo o los diálogos entre especies. Ellos mismos lo aseguran en este manifiesto sonoro llamado Horror Cósmyco, que explican así:

“Cuando la grieta se abra, los murmullos audio-traumáticos incomprensibles provocarán vibraciones auditivas ctónicas, crepitaciones solares interplanetarias para comunicarnos con los vacíos tentaculares a través de la magnetosfera planetaria haciendo que la Tierra cante como una bestia enloquecida.

Cuando la grieta se abra, será imposible calibrar la magnitud de los misterios revelados porque la vibración es eterna y se alimenta de todo… ¿Qué tipo de abominación puede inspirarse en una música cacodemónica, en una melodía cuyo aullido ionizado desata el horror cósmico en un conjuro de muerte final?

¡Compártelo!