Eartha Kitt, «material catwoman» | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Eartha Kitt, «material catwoman»

Eartha Kitt, «material catwoman»

Collage: Juan Carlos Espejo

Eartha Kitt dijo en una ocasión que su principal logro había sido sobrevivir al negocio con sus propias armas sin seguir a la manada. Considerada por Orson Wells como la mujer más excitante del mundo, su vida estuvo marcada por múltiples circunstancias relacionadas con su actividad tanto cinematográfica como musical; pero también por sus declaraciones políticas así como por sus relaciones sentimentales con el lujo. Ella misma se autodefinía como «la persona más tímida del mundo, la más asustada, algo que supuestamente el público no sabe». Pese a ello, tuvo fama de «gatita sexy», y no solo por su papel como Catwoman en la serie de televisión de los sesenta dedicada a Batman. Lo cierto es que ese personaje felino marcó su trayectoria profesional. Precisamente fue su peculiar ronroneo al entonar lo que la distinguió como cantante tanto en el mundo del jazz como en el de la música disco.

Nacida en 1927 con el nombre de Eartha Mae Keith, en una plantación de Carolina del Sur, tuvo una infancia muy difícil. Existen diferentes versiones sobre sus inicios, pero queda claro que su madre fue una mujer afroamericana de ascendencia cheroqui mientras que de su padre se dice que era un hombre blanco, propietario de la plantación, que violó a su madre. Tras pasar por varias custodias que no le beneficiaron en nada, su primer trabajo en el mundo del espectáculo fue a mediados de los cuarenta con la Katherine Dunham Company, troupe aforamericana de actores, músicos y bailarines. Gracias a Orson Welles obtuvo en 1948 su primer papel en un montaje teatral. En los cincuenta actuó en musicales y a finales de esa década, saltó al cine con papeles al lado de Sidney Poitier y Nat King Cole. Sus primeros trabajos discográficos mezclaban el rhythm and blues, el jazz, y el soul. En 1955 sacó un disco con el título de Down to Eeatha y ese mismo año grabó otro álbum titulado That Bad Eartha con la orquesta de Henri René, editados ambos por RCA Victor.

A mitad de los sesenta, consiguió el papel de «Catwoman» en la serie televisiva de Batman aunque el público blanco norteamericano nunca vio con buenos ojos que el personaje fuera interpretado por una mujer negra. Eartha colaboró con varias causas sociales y en 1968, durante un banquete en la casa blanca, realizó unas declaraciones en contra de la guerra del Vietnam que la condenaron al ostracismo durante una temporada en que se vio obligada a trasladarse a Europa. La CIA llegó a considerarla por ello como «una ninfómana sádica».

Volvería a los Estados Unidos en 1978, triunfando en Broadway. A mediados de los ochenta, entraría en la lista de éxitos con la canción de música disco Where Is My Man, primer álbum de oro de su carrera que alcanzó el séptimo puesto en la lista Billboard dance. Durante esos años siguió colaborando con causas humanitarias como la lucha contra el Sida y a finales de la década consiguió otro éxito con el tema Cha-Cha Heels, con la ayuda de Bronski Beat.

Durante los noventa representó algunos papeles destacados en el mundo del cine con Eddie Murphy y a principios del nuevo milenio, volvió a Broadway con otro montaje en el que participaban Mandy Patinkin y Toni Collette. Paralelamente, realizó varios trabajos de locución como el de la serpiente Kaa en El libro de la selva para el canal radiofónico de la BBC y también participó en una película de dibujos animados de Disney, The Emperor’s New Groove, entre otros trabajos con notable repercusión.

Por lo que se refiere a su faceta como cantante no se detuvo en ningún momento y firmó numerosos álbumes de soul jazz desde los años sesenta. En 1991 sacó un disco de jazz titulado Thinking Jazz en el que destaca una versión del Smoke Gets in Your Eyes. Durante su carrera ganó dos Emmys, estuvo nominada para un tercero, para un Grammy y para dos Tonys.

Sus relaciones sentimentales tampoco tuvieron desperdicio alguno. Se encargó de negar cualquier relación con Orson Wells y se consideró a sí misma, antes de que Madonna hiciese famoso el concepto en su canción de 1984, como una «material girl», amante del lujo, que lograba aumentar considerablemente su fortuna casándose con hombres millonarios del mundo de los cosméticos o de la banca.

De constitución pequeña, Eartha Kitt fue una mujer con una energía descomunal que luchó contra las adversidades de la vida, desde sus orígenes, al margen de la sociedad conservadora norteamericana que intentó perjudicarla. Sobre ella se han escrito hasta tres biografías: Thursday’s Child (1956), Alone with Me (1976) y I’m Still Here: Confessions of a Sex Kitten (1989). Cuando murió en Connecticut el 25 de diciembre de 2008 a la edad de 81 años, tras sufrir un cáncer de colon, su agente recordó que su principal fuerza radicaba en la autoconfianza: «Si de verdad confías en ti mismo, tu talento es auténtico», sentenció esta distinguida «material catwoman» solidaria de uñas afiladas.

¡Compártelo!