El punk no es un estilo de música, es una actitud | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

El punk no es un estilo de música, es una actitud

Entrevistamos a Branquias Johnson, músico punk de Ronda con un estilo muy personal, estuvo en la pasada edición del festival Monkey Week de Sevilla en el que dio un concierto el día 22 de noviembre y estuvo intercambiando impresiones sobre el panorama musical español y otros aspectos con POPLACARA.

POPLACARA: Esta semana estás en la Monkey Week en Sevilla, pero no es tu primera vez en este festival, porque el año pasado se hizo más cortito en el Puerto de Santa María, y se llamó Monkey Weekend. ¿Qué te hace repetir?

 Aparte de que me lo paso bien, es un festival bastante guapo. Hacemos confianza entre los organizadores y la verdad es que me lo paso bastante bien, me gusta cómo está organizado aquello.

¿Qué le diferencia de otros festivales?

Al Monkey Week es la primera vez que voy, sin embargo en el Weekend hay un montón de estilos repartidos por lo que es la calle. La gente va a un concierto, va a otro...y lo hace todo muy familiar, muy cercano, todos los grupos que van están muy en contacto con el público y la verdad es que eso me gusta bastante.

Es que el contacto de un artista con el público enriquece mucho una actuación…

Sí, sí, sí. Además, los diferentes sitios en los que se realizan los conciertos la verdad es que tienen bastante vista, por ejemplo (habla del Monkey Week) la terraza del bar Santa María. Hay que subir por una escalera tremendamente pequeña y la verdad es que se mete allí todo el mundo y se hacen unos conciertos estupendos.

También Andalucía, la tierra, tira mucho... porque eres un músico rondeño ¿piensas que el lugar en el que naces y te crías te determina de alguna forma en el plano personal o, en tu caso, en el plano musical?

Bueno, en mi caso me ha podido influenciar pero en otros aspectos, no en el estilo de música que hago porque es verdad que no es muy “andaluza”, pero si es verdad que “se mama” de lo que tienes alrededor. Concretamente en Ronda no hay mucho movimiento musical, te puede marcar el tema de querer sacar una banda adelante y querer tocar. Ahí te lo tienes que plantear de una manera “yo me lo guiso, yo me lo como” y es más difícil que hacerlo en otro lado, pues en otros sitios hay más gente dispuesta a tocar, montar, producir...y en Ronda éramos prácticamente tres o cuatro y para de contar. Si quieres hacerlo te va a costar, si lo haces es porque te gusta. Entonces, a nivel musical no, pero si hubiese vivido en otro sitio en el que lo hubiese tenido más fácil pues a lo mejor me hubiese ido de una banda a otra y lo hubiese dejado por no estar centrado en nada concreto.

Defines tu trabajo como “rocanrol garajero, chatarrista y venenoso”, pero yo quiero que me expliques un poco estos conceptos…

Básicamente es eso (entre risas), no te lo podría explicar de otra manera diferente. Al fin y al cabo lo que hago es rock and roll evitando todo tipo de intrusismo, simplemente basando tanto la música como el disco en actitud y energía. Simplificamos el rock and roll hasta lo máximo para que lo que quede sea la esencia.

Esto de garajero puede recordar mucho a la estética grunge en su momento…

Cuando empezamos a tocar empezamos de una manera precaria, no teníamos ni amplificador, para qué te voy a engañar...Entonces decíamos ¿qué podemos hacer con lo que tenemos? Y cuando pasan estas cosas realmente es la actitud lo que tienes. Y yo creo que todas estas bandas de este estilo, las de verdad, no las de postureo, pues tenemos en común la actitud y el “fuera artificios”. ¿Qué tenemos? ¿Una guitarra y un ampli aunque sea malsonante y asqueroso? Pues con eso tiramos y pa’ lante. Al final lo que cuenta es lo que proyectas.

Se te encuadra dentro del punk andaluz y una cosa muy llamativa es que no se trata solo de un género musical, sino que estamos hablando también de una determinada denominación de origen, como en su momento hacía Triana con su rock andaluz. ¿En qué se diferencia del punk a secas?

Principalmente no creo que el punk sea un estilo de música, es una actitud. La diferencia del punk anglosajón y el punk andaluz es lo que te rodea de cada sitio, lo que acabas proyectando, y de la manera que se hace. Yo tengo muchísimas influencias más bien de psicodelia y principalmente  latinoamericanas.

¿Cuáles son tus referencias musicales?

Mis referencias musicales son muchas no solo el garaje y el rock and roll: desde Little Richard hasta los Crumb. También me identifico mucho con una banda de Perú de los años sesenta, los Psico, que son bastante “venenosos” a la hora de hacer música.

¿Qué le falta y qué le sobra al panorama musical español?

Yo creo que le falta una cosa muy concreta: primero, el veto ese de tocar en las salas y en los bares por el tema del ruido y de los permisos. Me parecen estúpidos porque después se hace el mismo ruido en la calle con, por ejemplo, una procesión de Semana Santa, que no es que tenga nada en contra, pero van con trompetas y tambores durante muchas horas por la calle... A la hora de hacer un concierto que dura una hora y que beneficia tanto al bar como beneficia a la gente. Después, lo que le falta a las bandas bajo mi punto de vista es constancia, o nos falta a todas, y no mirar tanto para afuera. Hay que crear más que en algunos casos, no te voy a decir copiar, pero basarte excesivamente en una influencia para hacerlo tuyo. Equivocarse y no tener miedo a publicar EPs y discos es importante, yo creo que es fundamental.

¡Compártelo!