El hombre que siempre estuvo allí | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

El hombre que siempre estuvo allí

Luces encendidas, el telón ya bajado, el griterío ensordecedor del público puesto en pie pidiendo más. No se movía ni un alma ante la posibilidad de que Adrià Puntí reapareciera de nuevo en el escenario de la sala Barts. Rostros de felicidad, hechizados de nuevo por la entrañable personalidad del cantautor de Salt (Girona). Así finalizaba un concierto donde las emociones estuvieron a flor de piel.

Puntí siempre ha sido un caso aparte dentro del panorama nacional. Inclasificable, imposible de encasillar en ningún estilo o moda, hace tiempo que se ganó su sitio en el Olimpo de los grandes creadores de la música nacional. Destaca su lírica evocadora y poderosa, rica en imágenes, llena de olores, sabores y mucha nostalgia. Su voz, ya sea suave o rota deja claro que aquí no se dice nada por decir.

En su espectáculo Incompletament Puntí el cantautor ya se puso en el bolsillo el Palau de la Música del pasado 28 de febrero. En el Festival Grec no fue diferente. El músico volvió a demostrar que es ecléctico como pocos, capaz de descargar tormentas eléctricas de agarra y no te menees en temas como Jeu o Atzucac, convertir la sala en un cabaret improvisado con aires de Tom Waits en Prohibit, hacernos llorar al piano en piezas como la desgarradora Mirall Capgirat o Tarda dAgost, ejercicios de folk quebrado en De muda en muda, prometedoras nuevas composiciones que lleva ya tiempo rodando como Cor emigrant, Tornavís o Prova del nou y, ya en los bises, redondeó la noche con las más populares Ull per ull, Si, Catximba —el hit de su anterior banda Umpah-Pah— y Sota una col.

Un triunfo por goleada más que merecido para un artista que en los últimos años ha tenido que remar contra viento y marea para hacerle saber a todo el mundo que nunca se ha ido y que su estrella brilla ahora más que nunca. Esperamos ansiosos las previsiones de nuevo disco en algún momento del año que viene.

¡Compártelo!