Conexiones sureñas para volver a amar al pop | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Conexiones sureñas para volver a amar al pop

El privilegiado enclave onubense de Isla Cristina se volvió a melomanear de gala para celebrar la octava edición del South Pop. Otro cartel de aúpa, clima a pedir de boca y ambiente buenrrollista filofamiliar acogedor de ésos que se ajustan como anillo al dedo. La ágil idea de dejar media hora entre actuación y actuación hizo que los y las Djs del Escenario 2 Parque se pincharan temazos para pasar más que bien los refrigerios, cerveceos y ultralicores de hierbas germanos varios de rigor.

Los accesorios eran fabulosos para echar toda la carne en el asador del Auditorio. Los encargados de abrir el melón serían los sonidos electrobizarros de Los Ganglios, un cóctel juguetón y divertido dónde los haya.

Posteriormente los muchachos de Sexy Zebras, una triada electrizante, incendiaron las tablas a base de guitarrazos increíbles y de una actuación de frente, sólida, sin trampa ni cartón.

Smile, conseguido country pop probeatleniano tirando hasta de ukelele e incluso guitarras jazzeras protagonizaron momentos inolvidables, de lo mejorcito del eventazo higueretero. Reivindicativos, pasionales, musicómanos, una banda a la que no se le caen los anillos. Su actitud gloriosa les llevó a fundirse literalmente entre el respetable a capela o eléctricamente (según surgiese), incluso su frontman en un momento del concierto terminaría tumbado literalmente en el suelo para luego resurgir con el público en el bolsillo. Un descubrimiento feliz y más que resultón.

El caldo de cultivo estaba más que germinado para lo que a continuación descarrilaría, 2 platos fuertes, una dupla de auténticos pelotazos desde Murcia y Granada respectivamente. Second siempre irradian energía y pop contundente a través de un repertorio que se va consolidando y engordando gracias a adelantos de nuevos discos que seguro volverán a gustar y mucho. Y así fue, Sean, Nando, Javi y los hermanos Guirao volvieron a dejarse la piel en una actuación soberbia que dejó en todo lo alto las vibraciones sónicas para seguir paladeando la noche.

Niños mutantes.jpg

Después Niños Mutantes, tirando de alguna canción viejuna y cerrando otro bolo límpido con una versionaza del dorado Where is my mind de sus admirados Pixies volvieron a demostrar la teoría del buen vino y un ejemplo de trayectoria impecable y cancionero espectacular.

Para la segunda jornada Modelo de Respuesta Polar aportó intimismo y latidos musicales que prepararían el terreno más que de sobra para lo venidero.

Los Punsetes, grupazo de Los Madriles que sigue patentizando personalidad y autenticidad sin apenas despeinarse pildorizó una actuación sublime que bien mereció un horario de más centralidad/mejor posicionamiento. Pero lo dicho, ni falta que hace en el fondo, porque en la forma se siguen saliendo y pese a la baja de su bajista Luis completaron unos minutos explosivos, punzantes y de distorsiones celestiales.

Najwa aportó originalidad y entrega pese a que su formato se muestra plano y monótono y a pesar de que intentara salvar los muebles con un par de versiones.

Triángulo de amor bizarro.jpg

Tras la calma llegó una dulce tempestad, el cuatritrébol galaico de postín amalgamado en Triángulo de Amor Bizarro, que vaciándose en cada composición brilló con luz y mérito propios, otra de ésas bandas que saben cómo exprimir las guitarras para destilar unas intensidades (filo)noventeras que a cualquiera que le gusten Los Planetas y/o Nirvana no puede más que unirse a su discurso sonoro y dejarse llevar por su deliciosa propuesta.

Los destellos electrónicos popi filomainstream de Javiera Mena sirvieron para completar y tener en cuenta la buena nueva de las frontwomen en el festival junto a Najwa, Isabel y Ariadna.

Todo ello gracias a Green Ufos. Una organización de quitarse el sombrero con fiesta final barbacoa piscinera incluida (una auténtica maraviglia antiresaca) por la patilla en unas instalaciones de ensueño para cerrar el verano festivalero en todo lo alto.

¡Compártelo!