Calor, nocturnidad y mucho sampler | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Calor, nocturnidad y mucho sampler

La mejor forma de aprender es a través de la experiencia, y una de tantas cosas que Nocturama nos ha enseñado es que para aguantar las horas de música y amortiguar en tu estomago tantas cervezas como tu bolsillo te permita, lo mejor es regalarse una contundente pita. Y si de fondo el Dj ameniza la velada con Cuchillas de Kokoshca y Dos Policías de Los Punsetes, mejor que mejor.

Alrededor de las 22:00 Rafa Spunky subió al escenario acompañado de su banda, formada únicamente por dos personas y el ordenador, con el que mantuvo a lo largo de todo el concierto una relación de amor/odio. Canción tras canción, el afamado corista de Fangoria transportó al público a un universo trash y queer. Con un sonido que recordaba a una versión descafeinada de Putilatex, Rafa interpretó uno de sus mayores éxitos de su disco Mutaciones, Borracha. La canción, que en solitario consiguió incluso agitar el cuerpo de aquellos que se limitaron a esperar sentados a La Bien Querida, prometía ser todo un espectáculo con la colaboración de Alaska.

rafaSpunkyatrigos.jpg

Al comienzo de una nueva interpretación, el sonido ochentero se detuvo de repente. «Hace tanta calor que las maquinas se revelan» explicó Spunky. Como una particular Sarah Connor, el cantautor se armó de consecuencias y samples y continuó con su espectáculo. Con la ayuda de los últimos minutos de vida de la acalorada computadora, Rafa interpretó por ultimo Naturaleza Hostil de su último sencillo Mitomania Ep. «Pues nada, así de golpe se ha acabado», se despidió el cantautor.

Con la pausa entre actuaciones, los asistentes más rezagados corrieron a colocarse lo más cerca posible del escenario al ritmo de Cannibal Dinner de Bigott.

Sobre las 23:20 comenzó La Bien Querida. Fue un espectáculo de una intimidad enternecedora traída de la mano del formato dúo – acústico. Las actuaciones se sucedieron una tras otra sin apenas introducción por parte de una comedida y tímida Ana. Comenzó con Piensa Como Yo, a la que le siguió El Origen Del Mundo. En Queridos Tamarindos introdujeron la base pregrabada. La Bien Querida demostró con Arenas Movedizas que el formato acústico no sacrificaba el espíritu punk más vengativo del que es el himno de las rupturas para toda una generación.

labienqueridaatrigos01_0.jpg

«Quiero dedicar esta canción a todos los que habéis venido, que sois un montón, y a esta ciudad tan bonita, Sevilla», tras estas palabras Ana interpretó Muero De Amor y anunció que se acercaba el fin de su actuación tocando De Momento Abril. El público, absorto, hacía eses con las caderas al ritmo de A veces ni eso. Aparentemente terminaron con Poderes Extraños, pero decidieron corresponder los gritos de “otra, otra” volviendo al escenario e interpretando Semana Santa y Veleta. « ¡Ana, guapa, te como la cara!», antes de despedirse Ana agradeció sobrecogida los piropos antropófagos de sus fans repartiendo la setlist y su púa.

Puedes ver todas las imágenes en nuestra galería: 

¡Compártelo!