La integridad de Alondra Galopa | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

La integridad de Alondra Galopa

Alondra Galopa

Ya en su día en Poplacara presentamos Alondra Galopa, el proyecto personal de Juan Antonio Salinas (guitarra eléctrica y voz), uno de los más personales creadores de la escena independiente granadina.

Ahora, acompañado por Mónica Navarro (teclados y coros), Alberto Castro (bajo) y Álvaro Blas (batería), se han trasformado en banda y viven su mejor momento mientras presentan su segundo disco, Voy a intentar olvidarlo todo. Obra que ha visto la luz después de haber dado cuenta de su excelente directo sobre los escenarios del Deezer Monkey Week del Puerto de Santa María (Cádiz), la sala Planta Baja de Granada o la Fnac de Callao de Madrid.

Una de las personas que mejor los conoce, nuestro compañero Kiko Salinas, ha charlado con Juan Antonio y nos pasa la siguiente entrevista.

PREGUNTA - Personalmente creía que Alondra Galopa sería un proyecto puntual en tu carrera. ¿En qué momento decides darle continuidad con un segundo disco?
RESPUESTA - No creo que hacer un proyecto con fecha de caducidad sea positivo y desde luego desde que concebí la posibilidad de arrancar Alondra Galopa y plantear una línea de trabajo, esta era indefinida en el tiempo. El segundo disco ya estaba en mi cabeza en cuanto nos llegó de fábrica el primer disco Abriendo alma y mente. Y creo que ya me está pasando lo mismo con Voy a intentar olvidarlo todo. Acaba de nacer, los temas ya están, se van a defender en directo pero ya lo que toca es crear nuevos temas. El proceso de concebir una melodía, darle forma, instrumentarla y ver después el resultado tanto en estudio como en directo es lo que más me apasiona de todo esto. El resto es accesorio y en definitiva Alondra Galopa es un proyecto continuo y evolutivo. Cada trabajo supone un paso más en la banda y en nuestra vida.  

P - En la composición musical y de letras, ¿has jugado un único papel protagonista o ha habido mayor trabajo colectivo por parte de otros miembros?
R - Cierto, en líneas generales llevo el peso en la composición musical y de las letras pero a diferencia del primer disco en el que grabé todos los instrumentos e hice todas las letras (básicamente porque era un proyecto sin banda), ahora Alondra Galopa es una banda y se empiezan a adoptar roles que aportan mucha riqueza al resultado. Las letras están trabajadas entre Mónica y yo. Y en la música Alberto Castro aporta mucho, tanto interpretando como creando guitarras y ahora en directo ha pasado al bajo. El circulo se cierra con Álvaro Blas a las baterías y percusiones, que le ha dado la intensidad y fuerza a los temas. La idea es que Alondra Galopa funcione como una banda.

P - A nivel vocal, el juego entre ambas voces lo veo mas democrático y equilibrado. ¿Has trabajado conscientemente el nivel vocal o la mejoría se da simplemente por continuar cantando durante estos meses con regularidad?
R - Obviamente se nota el trabajo de estos 16 meses entre Abriendo alma y mente y Voy a intentar olvidarlo todo sobre todo porque las voces del primer disco se grabaron sin haber cantado nunca juntos y personalmente y vamos a ser sinceros, yo grabé las voces sin haber sido nunca cantante. En todos mis proyectos previos solo había interpretado guitarras. Por todo ello es normal que las voces tengan un mejor resultado, el juego entre ambas sea mejor y más natural.  Pero como te he dicho en la primera pregunta, Alondra Galopa está concebido con idea de continuidad y evolución positiva. Si tuviera que esperar a tener la mejor voz y los mejores temas del mundo no editaríamos nunca nada.

P - Todo suena más profesional, en parte por confiar en un estudio de grabación profesional ¿Has dejado trabajar a los técnicos o la producción ha sido dirigida por ti?
R - Me alegra que suene mucho más profesional. Ela intención. Y es parte del proceso evolutivo del proyecto. El primer disco era lanzar una botella al mar. No se pretendía más que sacar temas y darles vida. Fue grabado en mi sótano, las guitarras iban en línea con una tarjeta de sonido Apogee Duet 2 y un mac book, la batería era eléctrica … En definitiva y como se definió en muchos medios, sonido low fi. La mezcla y masterización fue de la mano de mi amigo y productor Harold Burgon y el resultado fue más que aceptable. En este segundo trabajo hemos grabado en los estudios de Fernando Romero de Granada buscando mejorar la producción desde los primeros pasos. Creo que es el estudio de grabación mejor equipado de esta zona. De hecho por allí han pasado músicos de jazz como Pat Metheny.  Pero estaba olvidado por el indie granadino. Ya sabes que el mundo del indie se mueve por lo «guay» que seas. La cuestión es que mi amigo y también productor Enrique B-jeta, con el que ya grabé el segundo disco de Maine y trabajé en mi época P.P.M., me propuso grabar en este estudio y no dudé en volver a trabajar con él mano a mano. La producción va al 50% más o menos ya que yo llegué al estudio con una pre-producción bien clara y Enrique ha mejorado todo lo que yo aportaba. En la mezcla siempre me reservo la última palabra. No me gusta contar con ningún productor que me imponga su visión. Después de 10 días de amor y odio nos seguimos hablando. :-)

P - Entre esas melodías oscuras, ¿qué pretendes contarnos?
R - Bueno, las canciones son concebidas siempre desde un prisma de positividad y hablan de pasar página, de abrir puertas, de sacar las uñas y la mala leche, son de amor, de sexo, de me tienes hasta las narices pero aquí estamos, de adicciones, de noches confusas, lagunas mentales y de no poder olvidar lo que realmente deseas borrar. En definitiva la cotidianeidad de la vida.

P - Y citando esas melodías oscuras, ¿qué te ha llevado  a ellas? Este disco roza al primer Chinarro pero también a los primeros Cure o a otras bandas que (por lo que te conozco) no están o han estado en contacto directo con tu imaginario anterior.
R - Pues creo que no tengo en casa discos de Chinarro, aunque por lo grave de mi voz he tenido alguna comparación. Respecto a The Cure y todos los grupos de sonido after punk con los que nos comparan, me parece interesante ya que todos me gustan. Aunque como sabes, mis raíces vienen más del hardcore, emocore, punk … (Fugazi, Sunny Day Real State, Jawbox … ) y  era algo que plasmaba más descaradamente en bandas como Maine, pero en realidad escucho todo tipo de música.  En definitiva, y es algo que tengo muy claro, las canciones que quiero hacer en este y todos los proyectos en los que esté son las que sean procesadas de manera natural sin ningún condicionante predeterminado por las modas, el mercado de turno o el mimetismo hacia otra banda de éxito. Algo que por cierto se ve descaradamente en muchas bandas nacionales y, por mi parte, Alondra Galopa prefiere preservar su integridad creativa y no sacrificarla por el mercado y el éxito relativo.

¡Compártelo!