Further deeper | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Further deeper

Un caso curioso el de The Church. Uno de los grupos más inalcanzables del planeta en cuanto a sabiduría y profundidad pop, pero también de los más olvidados con el paso del tiempo y por residir en las antípodas, allí por donde brincan los canguros y los koalas duermen agarrados a los árboles.

Mundialmente conocidos a finales de los ochenta por la canción Under the Milky Way, de su exitoso disco Starfish (1988), la fama y las ventas les dieron esquinazo a principios de los noventa tras editar obras infravaloradas como Gold Afternoon Fix (1990) y el soberbio Priest=Aura (1992). En ese momento empezó la etapa de adicción a las drogas del cantante Steve Kilbey.

Es probable que esta etapa de crisis personal y del grupo en general influyera en su siguiente obra, Magician Among the Spirits and Some (1996), un disco oscuro y complejo que marcó una nueva etapa en la banda. Conscientes de que habían perdido la batalla comercial se recrean en su fuerte identidad, su pop denso va derivando en una especie de rock inclasificable, y ya en el siglo XXI son capaces de firmar estupendos álbumes como After Everything Now This (2002) o Uninvited, Like the Clouds (2006).

Este Further Deeper supone ya su trabajo número 21, ahí es nada, y ha sido grabado sin  Marty Willson-Piper, habitual mano derecha de Steve Kilbey. El disco no es que aporte nada nuevo al sonido de la banda (a estas alturas de su carrera tampoco se trata de eso) pero es una buena carta de presentación para quién quiera acercarse al universo The Church.

TheChurch.jpg

Más inspirado que su anterior lanzamiento, Untitled 23 (2009), aquí encontramos de nuevo la absorbente voz de Kilbey en pasajes ensoñadores que avanzan perezosos, Pride Before a Fall o Love Philtre serían buenos ejemplos, buenas melodías en la fabulosa Delirious o la más ligera Laurel Canyon, algún cuelgue a lo trascendente tan típico de ellos como en Globe Spinning, o el fraseo habitual de guitarras a cargo del maestro Peter Koppes en piezas como Miami o la inicial Vanishing Man.

Un disco altamente recomendable para quienes quieran descubrirlos.

¡Compártelo!