V. Guaraldi. Te lo juro por Snoopy | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

V. Guaraldi. Te lo juro por Snoopy

V. Guaraldi. Te lo juro por Snoopy

Lo reconozco. Siempre les tuve algo de pelusilla a Charlie Brown y a su perro. Qué se le va a hacer. Yo era más de Mortadelo y Filemón. Y puestos a elegir una tira cómica con reflexiones sesudas, pero tronchantes, me quedo con Mafalda.

Para colmo en la década de los 80 los pijos adoptaron a Snoopy como seña de identidad y les dio por usarlo para adornar sus carpetas y sus dormitorios. En fin, que bien fuera por mi falta de interés, bien por mi conciencia de tribu, en mi juventud se me pasó por alto la música que acompañaba la versión animada para televisión. No sé si algunos pijos se aficionaron al jazz escuchando la música que acompañaba a sus «dibujitos» insignia. Imagino que a los más aficionados al rock pueril de los Hombres G le sonaría a chino, pero estoy seguro que alguno salvaría su alma melómana gracias a su música.

En cuanto a mí, afortunadamente la música para bandas sonoras no siempre le asalta a uno acompañada de las imágenes para las que fueron creadas. Y, todo hay que decirlo, cumplir años es un antídoto perfecto para los prejuicios. Siguen sin hacerme gracia las aventuras del cabezón de Carlitos ni de su perro. Pero ¿habéis escuchado con atención las joyas de aire jazzístico que el pianista Vince Guaraldi compuso y grabó con su trío para las versiones televisivas y cinematográficas de las tiras cómicas de Charles M. Shulz? Verdaderas delicatesen con cierto aire miniaturista. Son una mezcla perfecta de la efervescencia lúdica del jazz con el tono intimista del trío. Linus and Lucy o Charlie Brown Theme, por nombrar solo un par de ejemplos, merecen pasar al Olimpo de los estándares de jazz imperecederos.

Guaraldi fue un pianista que no logró alcanzar notoriedad en el mundo del jazz hasta que en 1962 publicó su disco Jazz impressions of Black Orpheus, en el que versionó los temas de la mítica banda sonora del filme brasileño Orfeo Negro. En este trabajo incluyó Cast your fate to the wind, tema de composición propia que le valió un Grammy. Su colaboración con la serie animada Peanuts (más conocida aquí por el nombre del perro de Carlitos) comienza en 1965 para el especial de navidad de ese año, que le fue encargado por deseo expreso de Shulz. Vince siguió vinculado al proyecto hasta que fallece en 1976, con 47 años, víctima de un ataque al corazón.

Sirva este artículo para homenajear al compositor estadounidense, y para entonar el mea culpa por haberlo ignorado durante mis años mozos.

¡Compártelo!