Universo Dorian | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Universo Dorian

Universo Dorian

Hace unos años nos llevaban sin compasión a cualquier otra parte y ahora nos trasladan a horizontes efímeros, desiertos mejicanos y calles menos oscuras y más reales con La Velocidad del Vacío. Dorian, la banda catalana conocida por su mezcla perfecta entre el pop-rock con la electrónica más pegadiza, llegó este fin de semana a Granada para demostrar varias cosas. Primero. Que se han hecho grandes y,segundo, que en su espectro musical tienen más cartas de las que han enseñado hasta ahora.

Hace unos años nos llevaban sin compasión a cualquier otra parte y ahora nos trasladan a horizontes efímeros, desiertos mejicanos y calles menos oscuras y más reales con La Velocidad del Vacío. Dorian, la banda catalana conocida por su mezcla perfecta entre el pop-rock con la electrónica más pegadiza, llegó este fin de semana a Granada para demostrar varias cosas. Primero. Que se han hecho grandes y,segundo, que en su espectro musical tienen más cartas de las que han enseñado hasta ahora.

Granada había sido una de las ciudades que se le resistían. La última vez que vinieron tuvieron que cancelar el bolo pocas horas antes por graves motivos personales y, en esta ocasión, tampoco empezaron con buen pie. Unos problemas de sonido auguraron durante unos instantes que la cosa iba a ser complicada para el grupo. Pero no. El universo Dorian convenció a un público fiel gracias a una ejecución perfecta, una conexión discreta y sencilla con la gente y una fuerza arrolladora en los momentos álgidos del concierto con temas como A Cualquier otra Parte, Tormenta de arena o Los amigos que perdí.

Durante las dos horas de música en la sala El Tren, con dos bises incluidos, la banda repasó temas de los discos El Futuro no es de Nadie y La Ciudad Subterránea y desgranó su último trabajo, La Velocidad del Vacío (Pías-2013) estrenado en marzo. Las canciones de los álbumes anteriores ya se conocían, las sorpresas llegaron con la puesta escena de los nuevos temas como Sueño Eterno, donde Marc y Belly apostaron por la intimidad y la cercanía de lo acústico para dar en la diana de sus seguidos y descubrir que también convencen sin sintetizadores y guitarras eléctricas. No sólo tuvieron momentos acústicos, la percusión también jugó un papel especial cuando a la mitad del concierto el cantante y Li (guitarra) comenzaron a tocar a dúo platos y “tambores caseros” y revolucionaron al respetable con ritmos novedosos.

Se notan que han evolucionado y que han crecido… «que ya no toman pastillas rosas» y que tampoco «discuten con gente sin alma», «que ya no les moja la lluvia que apaga la voz» y, sobre todo, que conquistan con las letras de temas como Tristeza o El Temblor.

El público granadino disfrutó de Dorian y ellos se mostraron encantados de estar, como el propio Marc dijo, en la tierra de algunos de sus grupos favoritos como 091, Lagartija Nick, Los Planetas, Lori Meyers y Niños Mutantes… «una tierra a la que a los niños parece que les ponen un poquito de indie en los cereales» y en la que demostraron lo mejor que saben hacer, tocar.

¡Compártelo!