Toy en el Magnet Club | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Toy en el Magnet Club

Toy en el Magnet Club

El grupo londinense Toy tocó en la sala Magnet. Precedidos por la psicodelia de Suns of Thyme, su elegante Krautrock, sus ritmos repetitivos y sus serios semblantes nos arroparon en una atmósfera vibrante de guitarras. Máquina en movimiento.

Sí, fue el pasado noviembre cuando los vi. Pero la velocidad con la que pasa el tiempo, con la que a veces se olvidan los acontecimientos, esa ligereza, la rechazo porque quiero aún entretenerme con ciertas músicas. Más aún cuando se trata de un grupo como Toy, de poco más de dos años de edad y del que espero oír más, oírlos crecer.

Llegaron de Londres en gira por Europa y actuaron en el Magnet Club. A sus primeros teloneros, Main Fear Love, no pude verlos por cuestiones de agenda. Pude, eso sí, divertirme con los segundos teloneros, Suns of Thyme. Esta joven banda berlinesa, y su neo psicodelia, me transportó sin titubeos hacia atmósferas setenteras. Apenas cuentan con un par de enlaces en la red hacia su tema Soma (God for Gods) pero espero poder saber más de ellos.

Cuando Toy subió al escenario quedé sorpendida por lo vacía que estaba la sala. Más aún cuando han sido teloneros de grupos como The Horrors o Primal Scream; cuando las publicaciones musicales nos lo han presentado, gracias a su álbum Toy (2012, Heavenly Records), como uno de los grupos estrella del 2012. Guapísimos, en cualquier caso, sí que estaban: levita de terciopelo al micrófono; largas melenas a la batería, guitarra y bajo. Tacones a los teclados. Muy poca luz... casi subterránea.

Comenzaron ejecutando el tema Colours Running Out. No es uno de mis temas favoritos pero en su parte final la reiteración de sus melodías me hicieron presentir que se acercaba algo bueno.

Con el tema Make It Mine me removí. Comienza esta canción con un par de notas al teclado muy bien buscadas y se desarrolla con cierta inocencia sobre un suave ritmo repetitivo a la batería que me encanta. Acompañaba a esa sencilla estructura del teclado, unas guitarras y un bajo que le otorgan fuerza al tema mediante la insistencia ejercida contra sus propias cuerdas. Y él nos cantaba gritar con el viento.

Cuando se pasearon por los conocidísimos Lose My Way o Left Myself Behind, lo hicieron con algo de disimulo en la progresión de su rock y, aunque la sala se tornó más acogedora gracias al ánimo del público, en esos temas sentí que perdían algo (a pesar de reconocerles influencia de mis queridos Joy Division, The Horrors, My Bloody Valentine o Syd Barret).

Y es que yo no quería dejar de bullir con su rock. Es que con Dead And Gone empezaron a lubricar un engranaje que hacía a mi cuerpo cimbrearse ante sus serios semblantes. Y aunque en algún tema me pareció que perdían el hilo de su cuento y yo me entibiaba un poco, sus redundantes notas, su seria elegancia me volvían a hacer revivir. Con canciones como Motoring o Kopter cedí a sus guitarras, potente Krautrock que me hizo gozar, gravemente, del grupo londinense.

Hace tres meses pues decidí traerme esa seria, contundente y repetitiva diversión a casa, para que me acompañe y sacudamos juntas nuestras cabezas con sus ritmos, para entretenerme con lo que son. Movimiento.

 ---
Toy, 27 de noviembre de 2012. Magnet Club, Berlín.
Teloneros: Main Fear Love y Suns of Thyme.

¡Compártelo!