TAMISA, los bares y el escepticismo | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

TAMISA, los bares y el escepticismo

Da la casualidad de que el mismo día que descubrí a este duo, unas horas antes había descubierto al periodista de música Yahvé M. De la Clavada en un artículo en el que hablaba sobre la importancia de que seamos una sociedad que escucha música en los bares, de que hubiese un grupo de fondo tocando mientras te tomas tu cerveza al que no das más cancha que el ser la azarosa banda sonora de tu juerga esa noche o que esa banda consiga hacernos, en palabras del propio Yahvé, "fijar la vista en el escenario preguntándonos de dónde han salido esos chavales y cómo coño suenan tan bien".

Pues esto último es lo que al que escribe le pasó la noche del pasado 29 de Marzo en uno de esos garitos de conciertos que en la irreductible escena musical londinense continúan en pie, programando conciertos cada fin de semana, dando una opción a las nuevas bandas, las que todavía no han sucumbido al caro "encanto" de las productoras y discográficas multinacionales y que irrumpen en el soso panorama carcamoníaco de las bandas forjadas a base de vídeos y "me gusta" en Facebook. ¡Que vivan esos lugares!

tamisa52_0.JPG

En el candemniense Dublin Castle de Londres, que por cierto va camino de convertirse en mi oráculo de la música underground, entre otras bandas aparecían en el escenario una formación de esas que lo hacen a uno encarar la actuación con escepticismo. Y es que no estás muy convencido de lo que pueden hacer dos tíos con más cables que guitarras y un ordenador con una mesa de mezclas donde tu esperabas una batería, un bajo y, tal vez, un órgano Hamond. No estás muy convencido hasta que te convencen.

TAMISA, que así se llama la formación que anoche me llevó a hacerme "la pregunta", comenzaron su concierto con una partida de Supermario en una GameBoy de las primeras, eso ya te llevaba a la proposición uno; de dónde habían salido esos chavales. Cuando su música rompió con los 8 bits de la consola, llegó la proposición dos; cómo coño suenan tan bien. No necesitaron mucho tiempo ni una segunda oportunidad. Su música es una inclasificable mezcla de rock, punk, dance electrónico y funk. Miguel, guitarrista y vocalista de la formación, explica que <<después de un tiempo de soul y búsqueda de la música decidimos hacer disco-fit, música dance que se sintiese como rock>> . El estilo de Miguel Reis y Francisco Torres (guitarra y mezclas) , componentes de TAMISA, continúa la línea de los desaparecidos La Phaze o incluso Apollo 440, con ese guitarreo funky interminable a lo Big Soul combinado con samplers de ritmos techno y dance.

tamisa52_0.JPG

Pese a su poderoso directo y el evidente trabajo que se hace notar en la obra de estos dos prometedores músicos, al preguntárseles por planes de grabar un álbum contestan: <<Nosotros estamos grabando y colgando cosas en Soundcloud continuamente pero pensamos que nuestra música necesita seguir madurando antes de comprometernos realmente a grabar un disco>>.

El concierto de anoche se puede clasificar, por aforo, como "más que íntimo" su repertorio apenas rondó las decena de canciones, y aún así creo que se podrían haber permitido la vacilada de dedicarle una canción a cada asistente. Desde luego que a los artistas se les van las mejores. Pero cuando una banda tiene algo que no ves cada vez que un bohemio de grandes almacenes se sube al escenario, da igual que no esté la sala a reventar ayudando al grupo o que no hayas oído hablar de ellos en tu vida. TAMISA, esta peculiar formación de origen portugués formada hace dos años en esa amalgama prodigiosa de músicos callejeros que es Candem, estuvo por encima de la poca asistencia, de mi cerveza, la conversación y mi escepticismo.

Puedes ver todas las imágenes en nuestra galería: 

¡Compártelo!