Mapache presenta “Danza Salomé” en la sala ‘Fun Club’ | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Mapache presenta “Danza Salomé” en la sala ‘Fun Club’

La noche del 12 de enero la Alameda de Hércules de Sevilla no parecía tener que recuperarse de las navidades. La plaza mostraba la actividad a la que nos tiene acostumbrados: el barullo de la gente, el chinchinear de las copas y las jarras. Pero ni una sola nota. Las terrazas abarrotadas y ningún local se decantaba por un género musical.

A las 21:30 la sala “Fun Club” abría sus puertas al público. Aproximadamente 200 personas fueron ocupando un sitio dentro del pub, todos apretados de cara al escenario. A las 22:00 ya era imposible andar de un lado al otro del local.

El escritor Fernando Mansilla fue el primero en subir a las tablas, esta vez sin los espías, inundando la sala con su profunda voz y hablándonos de John Cooper Clarke con su arriesgada versión española de Evidently Chickentown.

mapache04.JPG

La intervención de Mansilla dió paso a Mapache, que esa noche presentaba su disco Danza Salomé, además de una nueva formación musical: Marta Mapache (voz y composición de letras), Alberto Pielfort (viola y guitarra eléctricas), Leo García (bajo eléctrico y buzuki), Marcos Fernández (batería) y Alicia Colodro (coros).

A pesar de los nervios previos al escenario (seguramente provocados por el deseo de procurar una presentación digna a un disco con más de un año de preparación) “Fun Club” quedó en silencio por unos instantes y la entrada fue muy profesional: “¿Programa de mano?” “¿Golosinas?” “¿Están cómodos los señores?”

mapache02.JPG

Con una perfecta dicción y una voz digna de pertenecer al doblaje de películas estadounidenses de los años 50, Marta fue capaz de transportarnos a esa década asumiendo el papel de acomodadora de asientos. A partir de aquí voz e instrumentos trabajaron al unísono, la coordinación aportó un valor incalculable a la escena.

La banda hizo un recorrido con algunas piezas cercanas al jazz y otras más rockanroleras. Los poemas recitados abarcaban gran variedad de géneros, desde un surrealismo bien sustentado en imágenes naturales, hasta odas a la princesa Salomé y la diosa hindú Shiva. También versionaron un par de canciones tradicionales, pero todas escritas con el mismo objetivo: brindar respeto y admiración al poder femenino.

La noche del 12 de enero en la sala “Fun Club” de la Alameda de Hércules de Sevilla nadie bailó, pero sí que había música.

Puedes ver todas las imágenes en nuestra galería: 
¡Compártelo!