Los filtros vitales de Jean Paul | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Los filtros vitales de Jean Paul

Los filtros vitales de Jean Paul

Hay momentos en los que uno decide salirse del camino establecido y optar por otros recorridos (puede que más largos) pero más placenteros. Hay instantes en los que uno elige desmarcarse y apostar por lo que cree o le viene en gana. Justo eso es lo que ha hecho Jean Paul. Su trabajo Ocho Variaciones sobre el Futuro (Bartlevy Records) es un claro ejemplo de que las cosas se pueden hacer de otra manera y de que las canciones se pueden convertir en el mejor periódico para reflejar la realidad del día a día.

El nuevo álbum de la banda liderada por Raúl Bernal lleva poco más de un mes en la calle; tiempo en el que ha conseguido re-enamorar a sus fieles y dejarse querer por desconocidos. La clave de su éxito: que la gente se lo ha tomado como suyo. La razón del mismo, que toca la fibra. Básicamente, «es la realidad teñida de poesía y música, no más». Se aleja del intimismo más desconocido y bucea por lo que le pasa a gente.

Jean Paul habla de incertidumbre, de miedo, de vida y muerte, de política... de lo que hay en la calle y de cómo actúa el gobierno en temas como Canción sobre el Miedo Sostenible; de los giros y los cambios de la vida en Canción sobre los Estados Imprevistos o de la dicotomía del estar o no estar en Canción sobre la muerte, la vida y el mundo. Es un disco de «ahora» y su altavoz perfecto para cantar lo que siente. «Hacer canciones es mi forma de hacer revolución. Creo que se pueden decir cosas de una manera elegante, directa y cruda para que despierten algo en la gente».

Su enfrentarse a lo establecido no sólo se ve en las letras. Musicalmente también tiene diferencias. «El disco se ha hecho a medida y utilizando los instrumentos justos y necesarios. Su producción se aleja más del rock y toma su base en la guitarra y la voz. Es más natural y no busca artificios».

Con Ocho Variaciones sobre el Futuro, Jean Paul se desmarca sin complejos de los cánones establecidos por la industria musical. Después de haber hecho promos y giras ortodoxas con sus discos anteriores (Breve Historia Universal y Manqué) asegura estar «harto de ir a sitios a los que a la gente no le interesa la música y de pagar a dueños de salas que no cuidan a los artistas y ofrecen unas condiciones nefastas».

Cree firmemente que para que la gente te conozca tienes que hacer buenas canciones y que la escena musical la hacen los músicos, no las salas. Por eso, con este álbum, sólo se le podrá ver girando por casas, por librerías o en pequeños garitos donde se le haya reclamado. «En sitios en los que aprecien mi trabajo y en los que el fin de todo esto no sea meramente monetario».

Y es que ya lo ha dicho alguna vez. Para él, la música, su música es como una obra de arte y así la ofrece a su público. Sólo edita en digital y en vinilo (y nunca reedita) «porque quiero que la gente sienta que tiene algo auténtico y original». Cuenta que hace discos para venderlos pero, sobre todo, para que gusten. Y aunque pueda parecer la típica frase para cerrar una entrevista, no lo es. Así es Jean Paul y estas son sus maneras… unas maneras que cada vez gustan más.

¡Compártelo!