Incendios guitarreros de culto | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Incendios guitarreros de culto

El electropunk atmosférico del cuarteto Violeta Vil fue el encargado de preparar el terreno para el festival guitarrero y visualdistorsionil que se avecinaba inminentemente.

Apoyando su setlist sobre todo en su reciente Mujeres Ulaga demostraron buenos alargues y no pararon de gozarlo, sobre todo su frontwoman, en su propio pogo actitudinal con temas como Chupacabras y Urgencias Primitivas.

Su batería, flanqueado por un aplicado bajista y una entregada guitarra, se desató a fondo y al poco de empezar el bolo se puso de pie, posición que no abandonaría hasta el postrero acorde y que dio buena nota del plausible rollo de la banda.

Justo un año después de su actuación en El Sol y tras los retoques de rigor y a continuación de una dulce y tensa oscuridad iban compareciendo sobre las tablas de la Joy Los Punsetes, todos menos Ariadna, que hizo su gloriosa aparición cuando Jorge, Manu, Chema y Luis estaban ya listos para empezar a petarlo. Por delante una colección de himnos atemporales, 25 cancionzacas para dilatar y expandir una aventura sónica inolvidable de una banda cuyo mejor momento sigue siendo el presente.

20150130punsetes.JPG

Dejándonos a más de una y de uno con el culo torcido abrieron su show con Nit de l´Albà, un himnaco de aúpa que personalmente considero la mejor canción del pasado curso melómano. Así y desde el minuto 1 ponían bien a tono todas sus virtudes e instrumentos demostrando seguir siendo una de las mejores bandas independientes de la historia patria.

Tras tan inmenso temazo llegaría el primer corte seleccionado para la ocasión de LP IV, Bonzo, otro tema para seguir on fire que se uniría magistralmente al hit montañero Alférez provisional. El siguiente triplete, iniciado por 155 y rematado por Tráfico de órganos de iglesia seguiría recordándonos su bello trabajo de 2012.

Una primera parte a lo largo de sus 4 discos dónde la gente iría sumergiéndose en lo subversivo y la distorsión a través de canciones perfectas como Los cervatillos, Fondo de armario, Dinero (dónde el seguimiento karaokil comenzó a patentizarse) o Pinta de tarao, finiquitándola con Malas tierras, una preciosidad creciente con la que dejarse mecer.

20150130Punsetes 4.JPG

El bis comenzaría con un nuevo look de Ariadna, que de suerte de novia retroinmaculada de la madre naturaleza pasó a un vestido de superheroína posmoderna para tras un «buenas noches Madrid» arrancarse con Los últimos días de Sodoma, volviendo a enganchar al respetable hasta el último pedaleo.

A partir de ahí la recta terminal vendría plagada de sus mejores ingredientes y volumen para no parar de crecer y de terminar haciéndonos a todos venirnos arriba: John Cage, Arsenal de excusas, Tu opinión de mierda.

Entre todo ello aterrizaría el momento entrañable por antonomasia. Con el ariete Amanece más temprano sus maravillosos visuales dieron un homenaje al gran Gonzalo, su bajista irreverente y mítico cañí reemplazado por el polivalente Luis, que curtido en Los Claveles, Juventud Juché y Cosmen Adelaida demostró soltura y empaque como si llevara mucho tiempo con la formación.

20150130Punsetes 3.JPG

En la traca definitiva sobresaldría el tridente letal Dos policías-Maricas-Tus amigos para cerrar con el reciente y condenadamente pegadizo himno (otro más para la saca) Me gusta que me pegues, momento del viaje en que todos los presentes estábamos ya más que sugestionados antes de la única mala noticia de la jornada: que la cosa no durara un poquito más, como pasa con todos los grupazos.

No es un topicazo, como en su día Los Nikis —he aquí un incondicional de los de Algete— Los Punsetes no cansan nunca, esto es así. Están a mil jodidas millas de ametrallar con conciertos (en Madrid, su casa). Por eso y por lo buenos que son hay que aprovechar las pocas dosis que nos ofrecen para seguir orgasmeando sonoramente con una banda de culto a la que cada día se la quiere más.

Puedes ver todas las imágenes en nuestra galería: 

¡Compártelo!