Festival de la Guitarra de Córdoba I | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Festival de la Guitarra de Córdoba I

Desde el día 1 y hasta el 12 de julio, se viene celebrando en la ciudad andaluza la 35 edición de este Festival. Sin duda se trata de uno de los más importantes que se celebran en la actualidad, y no sólo por los grandes conciertos que girando en torno al citado instrumento forman su principal atractivo, sino por todo lo que le rodea. Una ciudad completamente implicada en una gran variedad de actividades culturales paralelas y  con un amplio programa formativo, talleres, jornadas, etc…

Muestra de ello es el curso impartido en el marco del Festival denominado Seguiriyas y bulerías por el bailarín y coreógrafo sevillano Rubén Olmo, que muestra perfectamente la idiosincrasia del Festival, donde dos de sus alumnos, son seleccionados por el propio Rubén para participar en el estreno de su espectáculo unos días más tarde.

Y así fue de hecho el 5 de Julio en el Gran Teatro de Córdoba  en el estreno del Las Tentaciones de Poe, que Rubén dedica al poeta inglés y también según sus propias palabras a « todos los locos, cuerdos o no, que beben la vida a trago largo » .

rubenOlmo01.jpg

Añade igualmente Rubén: « Pongo al servicio de la locura mi cuerpo, mi mente, mi alma, mi danza… » Y realmente así hizo.  Un ejercicio lleno de plasticidad,  una expresividad a veces aterradora,  con una puesta en escena minimalista, pero a la vez muy cuidada en detalles, que introduce en una atmósfera densa, con una niebla flotando permanentemente sobre sus cabezas, consiguiendo que el público se sienta partícipe del apesadumbrado mundo del poeta inglés.

Unas imágenes proyectadas sobre el telón de fondo que resultan realmente impactantes.

Una música en directo con un fondo siempre flamenco, pero salpicada de diferentes toques incluso jazzísticos de la mano de un cuarteto formado por Antonio Campos al cante, Alexix Lefevre al violín, Pedro Sierra a la guitarra y Agustín Diasserra a la percusión. Magistralmente interpretada y en sintonía constante con la historia y el baile con el que deleita Rubén Olmo.

Todo esto hizo que el espectáculo resultara realmente corto y fuera despedido por un público puesto en pié y especialmente agradecido.

rubenOlmo01.jpg

El día 8 fue el turno de Marc Ribot y su Ceramic Dog en el mismo escenario del Gran Teatro. Marc es un virtuoso guitarrista no al uso. Estamos acostumbrados a ver una banda al servicio de una figura destacada de la guitarra, pero en este caso no es así, de hecho Marc se presentó al inicio del concierto como Ceramic Dog, se trata de una genial banda con un grandísimo guitarrista al frente.

Marc declaró que cumple aquí el deseo que siempre tuvo de tener una «verdadera banda de Rock» y lo ha conseguido ayudado de dos impresionantes músicos, Shahzad Ismaily (que se atreve con cualquier instrumento) y Ches Smith (quien recuerda constantemente al protagonista de Whiplash, esperando que en cualquier momento comenzara a sangrarle la mano).

ceramicDog.jpg

La banda consiguió dejar boquiabierto al público, incluso alguno no pudo asimilar lo que estaba escuchando y abandonó anticipadamente el concierto. Y es que su música no encaja en ningún canon, con sonidos que parecen imposibles, aprovechando los nuevos medios disponibles, experimentando, innovando. Ceramic Dog suena a calle, a búsqueda constante de nuevos sonidos interpretados magistralmente. Ceramic Dog marca el camino a seguir al futuro del Rock. El público se lo pasó en grande, convencido de que había vivido una experiencia que no se esperaba.

Una muestra más de que este Festival de la Guitarra de Córdoba es especial.

¡Compártelo!