Festival de la Guitarra 2013 | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Festival de la Guitarra 2013

Festival de la Guitarra 2013

Hace unos días se celebró en Córdoba el Festival de la Guitarra 2013 y trajo, a la que fue capital del mundo, una serie de grandes maestros como: Tomatito, Robert Cray, Al Di Meola o Sinfonity.

Nuestro compañero Dany Ruz cubrió el evento y nos cuenta sus impresiones en la siguiente crónica.

Hace unos días se celebró en Córdoba el Festival de la Guitarra 2013 y trajo, a la que fue capital del mundo, una serie de artista de la guitarra como: Tomatito, James Carter Trio, Ana Vidovic o al exscorpions Michael Schenker, entre otros. Dada la amplia oferta de grandes conciertos elegí escuchar a: Sinfonity, Tomatito, Al Di Meola y Robert Cray. Todo un acierto.

El concierto al que, en principio, acudía con menos expectativas y que, por el contrario, más me cautivó fue el de Sinfonity. Una veintena de guitarristas dirigidas por Pablo Salinas (ha colaborado con Mike Oldfield, Luz Casal, Joan Manuel Serrat, etc) cual orquesta sinfónica, con una puesta en escena más que admirable, interpretando Las Cuatro Estaciones de Vivaldi, La Danza Ritual del Fuego de Manuel de Falla y otras piezas de Bach, Mozart y Beethoven. Todo un repertorio clásico fusionado con sonidos eléctricos y distorsionados de unas guitarras que hablaban por sí solas. Sin duda, una de las ideas más originales que he visto en el panorama musical y que agradó al público que al terminar el concierto ( y también en alguna canción que otra) se puso en pie, pleno de admiración. Sin duda alguna recomiendo está propuesta musical, divertida y única, a todo aquel que pueda verla.

Al Di Meola, conocido como «el guitarrista más rápido que su sombra», visitó el festival de la guitarra por cuarta vez para presentar su último disco, All Your Life. Para un fanático de los Beatles como yo, sólo ellos mismos podrían ser capaces de superar este excepcional concierto. Di Meola nos hizo disfrutar a todos los asistentes de algunas de las canciones del grupo de Liverpool revisadas. Digo revisadas porque hacer de la canción A day in the life una rumba no es ni una versión. Canciones tan míticas cómo Eleanor Ribgy o Strawberry Fields sonaron tan suyas que apenas eran reconocibles. Pero no estuvo sólo, acompañado de un baterista, que se pasaba de los bongos a la caja en un santiamén; un guitarrista de acompañamiento, que si no fuera por Di Meola hubiera tenido todo el protagonismo; un cuarteto de cuerda, que hacía que mi vello se erizara por momentos, y un acordeonista que ponía la magia y el descaro encima del escenario. El único fallo, bajo mi punto de vista, fue que se excedieron de tiempo. Cuando sobrepasaba la hora y media la atención sobre los músicos iba decayendo, lo que me hizo abandonar el concierto antes de tiempo. Exceptuando esto, un gran concierto de unos de los más grandes guitarristas.

A continuación podéis ver el comienzo del concierto. Un pequeño extracto de lo que hizo disfrutar Al Di Meola esa noche.

Sin lugar a dudas el concierto más «flojo» fue el de Robert Cray. Tal vez por las expectativas tan altas que me había creado, porque no ofreció algo diferente a sus discos de estudio o quizá porque solo sobresalía su figura, dejando en un segundo plano el resto de la banda. Es lo que tiene ver a un bluesman en un concierto dedicado a él y a sus manos prodigiosas. Un sonido perfecto, cultivado y más que estudiado. Acompañado por su banda (bajista, baterista y teclista) se dedicó a interpretar su último disco, Nothin but love, de cabo a rabo, sin alargar una canción, sin un solo diferente, con el mismo tono de voz. En definitiva, un copia y pega.

Fue un concierto que superó la hora y media pero que por mi parte se hubiera acabado en la quinta canción ya que no aportó nada diferente. En mi opinión, un cabeza de cartel que debió haber utilizado mejor sus armas para cautivar al público, cosa que bien hicieron sus teloneros, Los Coronas, poniendo el listón bastante alto con versiones de pasodobles, Marisol y música popular de los 50’s con sonidos surferos que hicieron mover al público.

Por último pasamos al concierto de Tomatito quien presentó su último disco Soy Flamenco, una oda al flamenco por sus bulerías, tangos y sobre todo por como la magia de Camarón seguía aún presente en este artista. Estuvo acompañado por guitarra, batería, percusión, bajo, teclado, cante y, en el tramo final, por la bailaora Paloma Fantova, quien le hizo sombra con su taconeo majestuoso. Es todo un arte la mezcla de instrumentos electrónicos con algo tan primitivo y arraigado a la cultura andaluza como el taconeo y las guitarras flamencas. Un concierto muy completo, yendo desde los puntos más clásicos del flamenco hasta los más innovadores como La leyenda del tiempo de Camarón.

Este ha sido mi primer concierto de este tipo y estoy deseoso de repetir algo semejante.

Esto ha sido todo. Un placer haber escuchado a artistas tan relevantes y poder valorarlos por su directo. Impaciente me hallo del festival de la guitarra de Córdoba de 2014.

¡Compártelo!