Entrevista a Rafa Redondo y Antonio del Caño | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Entrevista a Rafa Redondo y Antonio del Caño

Miscelínea. El primer trabajo conjunto de los cordobeses Rafa Redondo, piano, y Antonio del Caño, contrabajo, ya tiene nombre. Este proyecto da forma a una explosión de jazz y flamenco envuelta en pinceladas de pop, rock, bossanova y todos los géneros musicales que puedas imaginar: la improvisación regalada en las canciones es exquisita. Además, los músicos han contado con la colaboración de clásicos como “El Mati”, Pedro Cortejosa y David León. En definitiva, un álbum que, desde luego, no deja indiferente y pisa fuerte en el panorama andaluz

Tuvimos el placer de entrevistarlos, y este es el resultado.

¿Quiénes son Rafa Redondo y Antonio del Caño?

Rafa: Dos personas que han encontrado una voz común en la que enriquecerse mutuamente, amigos ante todo. Me gusta pensar que somos muy buenos amigos de la música también y que, de vez en cuando, esta nos deja que le contemos nuestros mejores secretos.

Antonio: y en mi caso más en el sentido relacional de la palabra pues, si Rafa mantiene una relación profesional y pública con la música, la mía es una relación menos “formal”, porque no me dedico a la música profesionalmente, aunque al final es igualmente pública (risas) pese a no revestir de esa formalidad.

Contadnos un poco sobre vuestra trayectoria musical.

Antonio: Comencé a estudiar música con 9 años en el aula de extensión del Conservatorio Superior de Música de Córdoba que existía en mi localidad. En ese momento solo podía estudiar solfeo y piano, así que esos fueron mis comienzos. En el segundo año, entré a formar parte de la Banda de Música de Priego. Ahí tomé contacto con otros instrumentos y a ver la música desde la perspectiva de lo colectivo. Toda mi juventud estuvo muy ligada a este grupo instrumental y a una formación “formal” paralela que se vio truncada cuando llegué a la universidad. Desde ese momento y durante más de quince años, me aparté de la formación clásica y me acerqué a otras formas de hacer música (grupos de rock, pop, orquestas de versiones, pequeñas formaciones de cámara…). Es entonces cuando comienzo a tocar el bajo eléctrico y a conocer otras músicas y otros músicos, entre ellos a Rafa. Esto supone un soplo de aire fresco que desemboca en la necesidad de formalizar, en parte, mi relación con la música y estudiar el grado profesional de contrabajo en el Conservatorio Profesional de Lucena, ya con 36 añitos a mis espaldas. Ahora con 44, y a tres de haber terminado ese periplo formativo, compagino la formación jazzística con la práctica en este y otros proyectos, aprovechando todos los conocimientos adquiridos en ambos ámbitos y buscando adquirir nuevos que me permitan disfrutar más de la música y del instrumento.

RafaRedondoAntonioCano_poplacara04.jpeg

Rafa: Cuando tenía 14 años me regalaron un Casio PT10 que iba a pilas, creo que las cambié 400 veces, entonces comprendí que eso era algo más que un simple hobby. Pese a la necesidad de trabajar en algo no relacionado con la música, me matriculé en el conservatorio de mi ciudad y no he parado de aprender dentro y fuera de aulas, escenarios, master class, desde entonces. Tengo un vínculo con la música que no puedo evitar (como la declaración de la renta jajaja), en serio, componer y desnudar el alma es algo que necesito.

En conjunto, nuestra relación musical se remonta a los años 90, cuando coincidimos en varios proyectos relacionados con el rock y el pop. A partir de 2012 es cuando ambos nos adentramos en el mundo del jazz y, desde ese momento, la colaboración mutua se estrecha hasta que dio como fruto el nacimiento del proyecto R.A.ZZ y este primer trabajo discográfico que es Miscelínea.

¿Por qué jazz y no otro género? ¿Tocáis otros instrumentos además del contrabajo y el piano?

Antonio: He tocado durante más de 30 años el saxo, mi formación clásica ha estado en gran parte vinculada a ese instrumento. Además, la guitarra o el piano suelen ser herramientas de las que, torpemente, hago uso de forma recurrente, sobre todo en la composición, donde es muy necesario el apoyo de instrumentos polifónicos.

Rafa: Dijo Carlos Santana que el rock es una piscina y el jazz todo un océano. No solo es cierto, sino que la trayectoria que he caminado me lo ha enseñado. Sin hacer alusión a lo que culturalmente representa como “tribu” estar relacionado a esta música, más allá de clichés, el jazz es una forma de entender la música, un estado mental que transporta a quien toca un instrumento hacia un mensaje más elevado, libre y con una voz propia, con un discurso diferente cada vez que llevas ese mensaje. ¿Cómo no estar enamorado de esta música?

Toco varios instrumentos por necesidad y por aprendizaje de las tesituras, afinaciones y recursos que puedo utilizar cuando compongo. Me encanta el bajo eléctrico.

RafaRedondoAntonioCano_poplacara04.jpeg

Bien es verdad que el toque flamenco en vuestro disco es esencial. ¿Algún fan del flamenco que no escuchara mucho jazz y os haya felicitado?

Antonio: El flamenco está muy presente en casi todas las composiciones del disco, tanto de manera formal como estilística, y cuando no lo está en estos ámbitos, aparece en las improvisaciones, en nuestra manera de afrontar los otros estilos que también se encuentran presentes (rock, blues, bossanova…). Pero, más que ser la esencia del mismo, pensamos que es un prisma a través del cual miramos a la hora de realizar nuestras composiciones, por su riqueza rítmica y por su fuerza armónica. Estas características del estilo que tan interiorizadas se encuentran en nuestro entorno más cercano permiten encontrar en esos momentos “flamencos” un lugar de confort, el hogar a donde vuelves después del viaje a otras sonoridades al que te llevan los temas en otros momentos y donde te sientes en casa, al menos así lo imaginamos.

Afortunadamente, nos han felicitado muchos amigos que sabemos son amantes del flamenco, no quiere decir esto que sea porque el flamenco, con todo el respeto, esté ahí presente, pero la música que hacemos llega de una forma muy amplia y eso para nosotros es muy satisfactorio.

¿Cómo sale la idea del nuevo disco? ¿Por qué ahora?

Rafa: Es una inercia que nos condujo a hacer realidad el deseo de plasmar lo que creemos que, para nosotros, es una fusión de estilos y códigos aprendidos por cada uno. Ciertamente el ahora lo puso el propio proyecto, ya que hemos podido dilatar el tiempo bastante para conseguir que el producto tenga la calidad que merece.

Miscelínea. ¿Cuál es el origen del nombre del álbum?

Rafa: No es jazz, tampoco flamenco, no suena pop ni los solos son rockeros del todo, pero bien a modo generacional, escolástico, de arraigo o pasional, todos los estilos están en este trabajo en la dimensión que le corresponde, por eso Miscelínea abarca la idea de engarzar todas esas líneas musicales en una sola música.

El disco consta de 7 canciones, 5 compuestas por Rafa y 2 por Antonio. ¿Alguna favorita?

Antonio: Estoy seguro de que cada uno tiene su tema o sus temas favoritos del disco, pero para mí, cada uno de ellos o incluso partes de los mismos, han ocupado ese primer lugar del ranking de favoritos en algún momento. Creo que la esencia de la música es la de producir sensaciones, sensaciones que no son las mismas para distintas personas ni incluso para una misma persona en distintos momentos anímicos. El disco está tan lleno de emociones que es fácil enamorarse de cualquiera de los temas en un momento determinado. Es cierto, y Rafa lo sabe, que para mí tiene ciertas connotaciones emocionales La Sonrisa de Sandra, pero es por temas muy personales y ajenos a lo estrictamente artístico y musical.

Rafa: Me quedo con la energía que todo el proyecto saca en el escenario, es como una gran canción de hora y media.

¿Solíais y/o soléis ir a jam sessions? ¿Hay improvisación en el cd?

Si, a menudo formamos parte de la jam que regularmente organiza la Asociación de Jazz de Priego de Córdoba “Jazz P.C.”, de la que formamos parte desde sus orígenes. Y sí, el disco está lleno de improvisaciones, todos los solos y muchos arreglos se gestaron en las mismas sesiones de grabación, las cuales se realizaron en riguroso directo y tocando todos los músicos de forma simultánea.

RafaRedondoAntonioCano_poplacara04.jpeg

¿Qué escucháis en vuestro día a día? ¿Algún/a referente musical?

Rafa: Miles, Bill Evans, Coltrane, Brahms, Debussy, Falla, Lorca… no podría parar para no dejar a nadie fuera, cada autor puede ser un referente si se entiende su discurso.

En La La Land, Ryan Gosling representa a un pianista de jazz y se queja de que la gente haya olvidado el género. ¿Se ha olvidado el mundo del jazz? ¿Se apoya en España?

Antonio: Pienso que no, el mundo no se ha olvidado del jazz. El otro día leía la entrevista realizada por un medio local a un músico de jazz malagueño muy reconocido y muy implicado en la enseñanza y la difusión de este género en la que comentaba que los años en que el jazz estuvo de moda y era la música que se escuchaba en todo el mundo ya pasaron, como pasa en otros géneros. Sin embargo, el jazz sigue evolucionando y sigue presente entre la música que escuchamos hoy, mezclándose con otros géneros, enriqueciendo y enriqueciéndose de los mismos. Lo que si es cierto es que en España aún no se apoya lo suficiente, pero sobre todo al realizado por músicos de aquí. Son muchos los músicos y aficionados españoles que están intentando impulsar el conocimiento del jazz hecho en España, nosotros tenemos la suerte de encontrarnos con un festival nacional de jazz en nuestra propia localidad, el “Festival Jazzándaluz” que este año va a celebrar su cuarta edición, y que defiende esto precisamente. Pero no basta con dedicar al jazz hecho en nuestro país unos pocos días al año en unos pocos festivales. El jazz tendría que estar presente en la educación musical, incluso en la educación básica, al igual que otros géneros como el flamenco en nuestro caso que, además, desde mi punto de vista, enriquece nuestra propia cultura.

RafaRedondoAntonioCano_poplacara04.jpeg

¿Cómo son Rafa y Antonio en directo? ¿Ha habido evolución en las canciones al tocarlas con artistas de renombre como “El Mati”, Pedro Cortejosa y David León?

Somos “mágicos” (risas). No, creo que somos sencillos, algo tímidos y muy transparentes. Intentamos ser respetuosos con el público haciendo un trabajo digno, sin aspavientos ni grandilocuencias porque no somos así, pero al mismo tiempo tratamos de disfrutar plenamente el momento de “jugar” la música, ese momento que afortunadamente nos toca vivir cada vez que nos subimos a un escenario.

¿Dónde tocáis próximamente?

Muy pronto estaremos dando guerra, vamos a intentar girar el proyecto por todos los lugares donde esta música tenga algo que contar e intentaremos hacer justicia a nuestro compromiso musical.

¡Compártelo!