El fin de Death Grips | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

El fin de Death Grips

Death Grips anunciaron su separación a principios de julio mediante una imagen publicada en su perfil de facebook. Sobre un trozo de papel higiénico escribían que lo dejaban al estar en su mejor momento. Una noticia sorprendente ya que el grupo acababa de publicar por sorpresa un nuevo disco y había anunciado una continuación que será editada este mismo año por Harvest y Third World Records, su propio sello. Asimismo, en el mensaje dejaban claro que no se consideran un grupo convencional sino una manifestación de arte conceptual que utiliza sonido e imagen.

Se pone fin así a cuatro años de un proyecto que no ha dejado de generar controversias ni tampoco de investigar musicalmente. La música que hacen el batería Zach Hill (del grupo Hella), el teclista Andy Morin y el rapero Stefan Burnett trasciende el hip hop mediante la experimentación continua. Enfrentarse a un disco de Death Grips equivale a sorprenderse por cada nuevo giro. Desde la agresividad que mantiene en todo momento Burnett, pasando por los pasajes más electrónicos de The Money Store hasta llegar a la colaboración con Björk en su último trabajo, Niggas on the Moon.

Death Grips han protagonizado una carrera sorprendente desde que en 2011 editaran Exmilitary, una mixtape incendiaria que generó una atención suficiente para que Epic les fichara. En el sello editarían el año siguiente el que es su álbum más compacto y conseguido, The Money Store. Ese mismo año llegaría No Love Deep Web, un escalón inferior en cuanto a lo ofrecido previamente, pero pese a todo continuaron cambiando los parámetros por los que se movía la banda. Government Plates transita un terreno mucho más oscuro e industrial. Su discografía demuestra que, ante todo, el objetivo del grupo es no quedarse estancado en un sonido.

Pese a ello, han conseguido un estilo característico marcado por un estilo invasivo, amparado por unos ritmos fuertes, así como unas bases que a cada disco se fueron haciendo más complejas. Lo último, Niggas in the Moon, con la colaboración de Björk que presta su voz y sirve como base a la inclasificable propuesta del grupo.

Con el anuncio se pone fin a una carrera rodeada de controversias. Problemas con los sellos tras permitir la descarga gratuita de sus discos a pesar de contratos discográficos, varias giras canceladas sin previo aviso y un ritmo frenético publicando nuevas canciones. El que será su álbum definitivo, Jenny Death, saldrá a finales de este año.

Autor: Alberto del Castillo

 

¡Compártelo!