El espectáculo de Adanowsky | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

El espectáculo de Adanowsky

Adanowsky no deja de reinventarse. Para su nuevo disco se viste con pantalones ajustados, cazadora abierta y maquillaje. También lo hacen los siete miembros de una banda que suena perfecta y que, además, se entrega al espectáculo que dirige confiado el hijo de Alejandro Jodorowsky. Desde que suenan los teclados de Welcome to my World dando paso a la enorme Dancing to the Radio, Adán Jodorowsky no deja de preocuparse por el público, haciéndolo bailar y participar coreando estribillos.

El núcleo de la banda que le acompaña está formado por guitarra, bajo, batería y sintetizadores que dan forma al alma funk y en ocasiones disco en el que se mueve Ada, el último disco del artista que tocó íntegro salvo las versiones en español. Completan la puesta en escena dos coristas y bailarines que a cada movimiento e intervención tenían una respuesta directa en un público tan entregado como el propio Adanowsky que soltó quizás demasiado pronto sus canciones más conocidas como J’aime tes Genoux, dejando para la recta final versiones como Ghostbusters o Jump de Van Halen, que interpretó el guitarrista mientras Adán se cambiaba de chaqueta, así como intervenciones programadas de los distintos miembros de la banda.

Para Ada, el artista ha recreado un nuevo alter ego que mira de frente al glam. Más allá del concepto de la propuesta, no fallan las canciones. Tras pasar por una etapa más cabaret con El Ídolo, de la que rescató Estoy Mal. De su fase más hippie con el fantástico Amador, interpretó Déjame Llorar, para la que pidió silencio absoluto. Ofreció una versión desnuda: sólo guitarra y voz, que sirvió para demostrar que su capacidad artística se mantiene sin ayuda de una banda de apoyo.

Las coreografías imposibles, toques de actuación, bailes entre el público y besos con quienes se encontraban en las primeras filas, compartieron protagonismo con canciones como You’re My Lover o I Don’t Love You. El espectáculo culminó con parte del público bailando entre el escenario y la sensación de haber vivido algo más que un simple concierto.

Chencho Fernández, ex Sick Buzos, se encargó de abrir la noche presentando las canciones de su próximo disco Dadá Estuvo Aquí. Sonidos cercanos al rock clásico salían de las guitarras de una banda solvente que el propio líder observaba en ocasiones mientras se liaba cigarrillos. Con letras que hacen referencia a escenarios de Sevilla, no en vano la sala Fun Club estrenará sello discográfico con el próximo álbum de Fernández.

La noche se cerró con una gran sesión por parte de Música Prepost, ese proyecto formado por Fran Torres y Pablo Peña que recupera vinilos inesperados. Su selección de temas incluye a artistas como Kid Kreole, Konk o Quando Quango. Imposible dejar de bailar.

¡Compártelo!