El concepto de familia en "Boutade", de Dany Ruz | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

El concepto de familia en "Boutade", de Dany Ruz

El cortometraje Boutade es una obra audiovisual que concentra una perspectiva actual del concepto de familia. Esta obra se ha llevado a cabo gracias al guion de Juan Carlos Rubio, y ha sido a su vez ejecutado y dirigido por Dany Ruz.

Esta historia se enmarca durante la típica Nochebuena de una familia poco convencional que ha sufrido un cambio sustancial en su estructura. Este hecho controvertido deriva no sólo en una historia aislada sino que llega a representar a la sociedad en si misma.

En la cena de Nochebuena podemos observar cómo se reúnen dos parejas, pero no dos parejas normales. Entre esas cuatro personas hay más de un vínculo, concretamente hay incluso más de seis. Un hecho que provoca despiste al principio en el espectador pero que poco a poco le ayuda a comprender cómo es dicha familia. Estas seis uniones intrapersonales ejemplifican la complejidad de las relaciones en si misma.

Al comienzo de la obra tenemos a Juan y Luis, un hombre maduro y un chico joven quienes esperan a sus invitados para comenzar la cena. Por la forma en que hablan está claro que mantienen alguna conexión por lo que el público asume que son padre e hijo (debido a la estructura familiar predeterminada que se nos ha interiorizado), aunque realmente son pareja y es aquí donde comienza el conflicto de la obra.

La trama se va enrevesando hasta culminar en la idea de que lo importante es querer y amar a la personas sin juzgar la estructura de su pareja.

El título de la obra juega un papel fundamental en el transcurso de la misma. Los personajes tratan de dar una explicación a ese término y reafirman su significado con los actos que se llevan a cabo durante la noche. La palabra boutade se define como “dicho o hecho paradójico pero poco eficaz o adecuado” por lo que la obra está conformada por la consecución de situaciones singulares que culminan en una moraleja positiva.

En lo referente al reparto de actores nos encontramos únicamente con cuatro personajes. Todos ellos a mencionar de origen andaluz lo que, verdaderamente, le otorga un carácter cercano, directo, e incluso gracioso que ayuda a liberar las escenas de tensión al acercarse a lo cómico.

Dentro de los actores podemos observar una contraposición entre la madurez y la juventud que también ilustra ese cambio social de una visión retrograda a una más aperturista. Destacan Juan Carlos Villanueva y Montse Torrent, quienes conceden al corto unas actuaciones excelentes. Por su parte, Álvaro Pérez y María Isabel Rodríguez liberan ese toque de frescura e innovación que los acerca más a la actualidad.

Este tipo de obras poseen una gran importancia y valor en la actualidad ya que el cambio de mentalidad respecto a la estructura familiar predeterminada se está modificando poco a poco y aceptándose por la población. Fomenta un tema cultural y social que podría darse hoy día y adopta la mejor forma de sobrellevarla valorando a las personas por encima de con quién vivan su vida, tratando así la homosexualidad y la familia desde una perspectiva saludable y sana. Expone una sociedad más avanzada y libre de prejuicios a la que aspira la sociedad actual.

El elemento del vino sirve de guía y apoyo durante toda la obra para tratar gustos y preferencias de forma enmascarada además de incluir símiles y comparaciones explicativas. El producto vinícola define a los personajes y ayuda a que avancen. El vino acaba siendo quien une a todos haciéndoles comprender y conciliar una vida en conjunto.

El cierre de la trama se elabora con un brindis de varios tipos de vino, ejemplificando la multitud de preferencias sexuales que viven y que existen en la sociedad.

La moraleja del cortometraje es mostrar que la base de una sociedad se fundamenta en la aceptación de las diferencias que existen entre sus individuos y cómo a través del dialogo y el entendimiento puede resolver cualquier conflicto

¡Compártelo!