Dogo, encarnación del punk | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Dogo, encarnación del punk

La primera vez que vi a Dogo sobre un escenario fue sobre un tablao que se montaba en la Alameda de Hércules de Sevilla, durante los días que se celebraba el carnaval, a finales de los 70s. Estaba algo pasado de rosca, pegando saltos allí arriba al son de la música que salía por los altavoces…, seguramente en esos momentos de euforia etílica y alcaloidea ni él mismo sospechaba que, con el tiempo, sería uno de los grandes de la escena rock española.

En esos años la peña más underground sevillana rulaba por los garitos del Arenal. El Baratillo, Soma, Postigo o el Café Mágico eran los que más frecuentábamos y no era de extrañar ver a Dogo y la basca canija andar por allí. Todos nos conocíamos de vista y de la calle cuando aún no rozábamos la mayoría de edad. Coincidíamos a menudo en los mismos conciertos y en las fiestas que organizaban los estudiantes de las distintas facultades sevillanas para costearse sus viajes de fin de carrera. Pero sucedió, y aún no me explico cómo, que sin habernos visto durante casi un verano, al final del mismo la mayoría nos cortáramos las greñas y comenzáramos a frecuentar el Flash, el primer bastión del punk local.

Dogo y yo éramos vecinos de la misma calle en el barrio del Tardón así que, como éramos de los pocos que por entonces tenían curro y madrugaban, muchos días hacíamos la vuelta a casa en compañía y, como el que no quiere la cosa, fuimos fraguando una amistad que dura hasta hoy.

A principios de la década ochentena, Dogo, junto a algunos asiduos al Flash, montan la primera banda punk sevillana, Los Canijos, quienes tuvieron una efímera carrera. A mediados de los 80s, Dogo junto con Juanjo Pizarro, Miguelito Suárez y José Manuel Couçeiro engendrarían una de las bandas de rock callejero de mayor pegada de nuestro país. Conciertos, discos, los excesos y devaneos lisérgicos de Dogo van forjando su leyenda mercenaria así como forzarían la desaparición del grupo.

Tras la disolución de la banda, en 1992, cada uno de sus componentes seguiría su trayectoria profesional en diferentes proyectos musicales y laborales. Reaparecerían, momentáneamente, en el 99 con algunos cambios entre sus miembros. Veríamos también a Dogo sobre las tablas del teatro Lope de Vega en el festival de Spoken Word, Palabra y Música, durante la temporada 2005/6. Pero es diez años después de la desaparición de la banda, en mayo del 2009, durante el festival Territorios de Sevilla y ante su fiel público mercenario cuando Dogo decide retomar su carrera musical.

Desgraciadamente una enfermedad lo ingresa en un hospital durante un largo periodo privándonos de nuevo de su presencia sobre los escenarios. Es Oriol Llopis quien lo rescata para el público en un articulo extenso publicado en Ruta 66 del verano de 2010. Colabora con canciones propias en los discos de Antonio Smash (Balas de Amor) y Pájaro (Santa Leone).

La pasión por la palabra escrita y la música hace que Dogo se embarque en un nuevo proyecto musical naciendo así CANIJO ROYAL. Presenta esta fusión de poesía y rock ante su cohorte fiel de amigos en La Caja Negra, acompañado por dos ilustres de la guitarra eléctrica sevillana: Charlie Cepeda y José L. Suero. Resuenan de nuevo en La Caja viejas canciones mercenarias y un puñado de nuevos temas, como La Balada del Replicante, que dejaran con la boca abierta al público asistente.

Veremos a Canijo Royal en el festival de Radiopolis, organizado por Dr. Music (reputado locutor local) y su emisora, y en distintos locales de la ciudad. Viajan a Cataluña invitados por unos amigos a una tocata fugaz. Colabora con un relato en el libro Berlín capital Alaska de la editorial de Alfred Crespo, 66 r.p.m. Aparecen de nuevo, en el mismo escenario en el que los Mercenarios actuaron por última vez, en Territorios como Canijo Royale dentro del homenaje al pintor Máximo Moreno y junto a un elenco importante de músicos como: Miguel Ríos, Pájaro, Raimundo Amador o Aute.

Dogo continua trabajando en nuevos temas y dándole un renovado concepto al nuevo proyecto musical que presenta, durante el European Music Day, en la sala Fun Club de Sevilla…

En el ambiente se respira disco, libro y un buen puñado de nuevas actuaciones. DOGO/CANIJO ROYALE, LA LEYENDA CONTINUA…..

¡Compártelo!