Festival Málaga de Cine Español II | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Festival Málaga de Cine Español II

Festival Málaga de Cine Español II

Una de las películas que abrieron la semana fue Hijo de Caín, primer largometraje de Jesús Monllaó y que pertenece a la sección oficial a concurso. Esta película ha tenido mucha expectación por varios motivos pero sobre todo por contar con la presencia de José Coronado en el reparto, el cual lo completa Jack Taylor (La novena puerta, Los fantasmas de Goya), Julio Manrique (Febrer, Ermessenda), María Molins (A la deriva, El Bosque) y David Solans, quien con esta película se estrena en el cine.

El propio director define el film como un «thriller psicológico mediterráneo», justificando así los diálogos en catalán y en castellano entrelazados. Nos encontramos pues con unos personajes muy creíbles que representan una realidad sociológica y que se mueven al ritmo de las figuras de ajedrez. Pero no solo destaco a los personajes sino también el guión, basado en el best seller de Ignacio García-Valiño Querido Caín. Es un guión adaptado que deja muchas veces actuar a la casualidad antes que a la causalidad y que aún así es capaz de enganchar y sorprender al telespectador con una relación de deseo, una familia perfecta que es solo apariencia y que tiene como tema principal el ajedrez y la representación metafórica de éste de la sociedad.

La película cuenta la historia de un adolescente de catorce años, interpretado por David Solans, que tiene como afición el ajedrez y vive en un conflicto constante con su padre. Los movimientos, la mirada y los diálogos del personaje de David pueden ser comparados perfectamente con los de Hannibal Lexter, un Hannibal Lexter pequeño que es capaz de hacer lo que sea para conseguir sus objetivos. Jesús Monllaó nos descubre a un joven con talento y capaz de emocionar con tan solo una mirada. Hijo de Caín se convierte así en una de las favoritas para llevarse algún premio Biznaga.

Otras de las películas que se proyectaron en los primeros días de la semana fue La Estrella, película que se estrenará el 24 de mayo y que está dirigida por Alberto Aranda y protagonizada por Ingrid Blanco (Que se mueran los feos, Los días no vividos) y Carmen Machi (Que se mueran los feos, Los abrazos rotos). Al igual que Hijo de Caín es una película basada en un libro, escrito por Belén Carmona, y también combina el castellano y el catalán.

Es un largometraje con una historia de dependencia y malos tratos, una historia de amor y mujeres, llena de luz y esperanza y con muchas sombras, que trata temas como el machismo o el racismo. La historia se sitúa en un barrio de Barcelona y narra la vida de Estrella, una chica que intenta hacer feliz a la gente que la rodea pero que no se da cuentan de que ella es infeliz. Con ciertos toques de humor y con mucha presencia de Andalucía, es una película entretenida pero a la que le falta intensidad para terminar de enganchar al telespectador.

Pasamos a Diamantes negros, película dirigida por Miguel Alcantud. Nos cuenta la historia de dos adolescentes de Malí que quieren triunfar en Europa como futbolistas. Tras ser contratados por un ojeador llegan a Madrid con la intención de jugar en un gran equipo pero tras pasar de una mano a otra ven cómo sus sueños se frustran.

Esta película hace una crítica que nunca antes he visto en el cine, una crítica del lado oscuro del futbol, es que son muchos los jóvenes que son utilizados como maquinas de hacer dinero, controlados y manejados por agentes que solo buscan el interés propio.

Por último destacar Indeleble, una producción polaca y española dirigida por Jacek Borcuch, uno de los jóvenes directores polacos más apreciados y reconocidos mundialmente. Indeleble narra la historia de dos adolescentes que se enamoran durante la vendimia en España. Es una historia que trata esa delgada línea de lo alegre y lo triste, ese paso de la adolescencia despreocupada a la madurez rutinaria con responsabilidades.

Es un largometraje con un ritmo muy lento que atrae y engancha con dificultad al espectador en los minutos iniciales, donde lo más sorprendente ocurre en el primer y segundo punto de trama. Se caracteriza por la ausencia de diálogo y sobresalen las escenas de la vida cotidiana. El púbico que asista a la proyección de la película podrá disfrutar de una fotografía y un montaje muy personal y característico.

Estas son algunas de las películas que se han proyectado en los primeros días de la semana en el decimosexto Festival de Málaga de Cine español. Aún quedan por exhibir películas como 15 años y un día y El amor no es lo que era, grandes favoritas para llevarse más de alguna Biznaga.

¡Compártelo!