Concierto The Soft Moon en Berlín | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Concierto The Soft Moon en Berlín

Concierto The Soft Moon en Berlín

Hace tiempo, a mis 18, un día subí a un bus. Me revolví el pelo y vibré con algo oscuro que entonces era luminoso. Luminoso por mi frescura, la mía, la de una adolescente que veía luz, por mi suerte de inocencia, en las cosas oscuras.

Ayer la nostalgia me invadió. Llevaba notándola en mis huesos, ibuprofeno a mis rodillas, desde hace un par de semanas. Cuando empecé a escucharlos, a The Soft Moon.

Tres estuvieron en escena. Batería, bajista y a la cabeza, Luis Vasquez (compositor, voz, guitarra y sintetizadores). Protagonista en solitario de la creación de los singles “Breathe the fire” y “Parallels”, aumentaría su banda posteriormente para dar forma a su primer LP y EP respectivamente: “The Soft Moon” y “Total Decay”. Acaban de editar su tercer álbum, “Zeros”, igualmente producido por el sello Captured Tracks (casa de grupos como Diiv, Blouse, o Wild Nothing) y tuvimos la suerte de saborearlo.

Quasi monótonas melodías. Llenas de fuerza, falta de letras. No así de jadeos, suspiros y breves regalos de lírica repetitiva, sinuosa. Ritmos muy marcados por beats austeros y  sintetizadores caracterizan al grupo. Bongós y bajo visceral había también. El tema “Dead Love”, de su primer LP, “The Soft Moon”, es un ejemplo de ello. Con ese tema me enganché. Con ese tema ayer lo di todo.

No quiero, porque probablemente tampoco sepa, hablar demasiado de etiquetas. Sentí, eso sí, mucho de Bauhaus, mucho de Joy Division, vi algo de Suicide. Si hablamos de grupos más actuales, quizás me sea fácil acercarlos a Tropic of Cancer, por decir algo. ¿Post-punk, minimal wave, synth-punk? Seguramente todo ello, pero también mucho de frescura. Sus ritmos delirantes los sentí cargados de algo muy natural, muy humano. Y esa natural demencia me llenó de fantasía.

Recorrimos pues, protegidos por focos de colores primarios, un camino por los tres álbumes... y me revolví el pelo de nuevo.

¡Compártelo!