Bosco Valero atrapa lo cotidiano y te lo escupe a la cara | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Bosco Valero atrapa lo cotidiano y te lo escupe a la cara

Bosco Valero es un chico educado en un colegio del Opus en un barrio de la periferia, es un carnicero de pueblo al que no le gustan los funcionarios del estado, es el Papa pidiendo silencio ante una muchedumbre que espera su bendición, y es Dios con toda su vanidad.

La música de Bosco Valero parte de lugares comunes para contar aquello que sucede en sus grietas, en lo que se percibe pero no se nombra, la tragedia sin romanticismos, lo que nos hace humanos. No duda en poner el dedo en la llaga de cada uno de los personajes que habitan en sus composiciones. Porque Bosco no se detiene a juzgar aquello que transforma en canción, sino que lo muestra, lo pone ante quien quiera escuchar y así, inesperadamente, la enseñanza aparece.

Bosco se presenta ahora como un “cantautor neorrural” tras retirarse al campo, pero la realidad es que es un músico que sabe mimetizarse con el lugar que habita. Tras pasar por varios proyectos, que incluyen múltiples bandas, hasta el uso de electrónica en su repertorio, ahora se presenta desnudo, salvaje y crudo. Voz y guitarra, que refuerza, aún más si cabe, el mensaje de su letras, de sus estampas de paisajes, rurales o urbanos, que sin duda uno es capaz de revivir en su mente mientras lo escucha.

Lo cotidiano no siempre tiene que ser fácil, en el fondo es algo que intuimos. Bosco lo atrapa, lo hace canción y te lo escupe a la cara.

Autor: Rafa Tovar

¡Compártelo!