Avanza el virus: Salvador Tóxico | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Avanza el virus: Salvador Tóxico

Avanza el virus: Salvador Tóxico

Parece que todavía no está vendido todo el pescado en este año tan fecundo e interesante que nos ha dejado la escena nacional. Nos llega ahora la propuesta en solitario de Javier Castellanos, Salvador Tóxico, músico que milita con su guitarra en las filas de la banda Algora y que acaba de publicar Animalismo, un trabajo autoeditado que no debería pasar inadvertido para nadie que se precie de amar la música. En él hay energía, fuerza, buen hacer y mucha profesionalidad; su guitarra suena brillante, melancólica unas veces y acerada otras; sus arreglos son emocionantes y sutiles; su voz perfecta para transmitir esas sensibles letras que te agarran el corazón. Para este viaje hacia los mares abisales Castellanos se ha rodeado de un elenco de altura y ha contado con su compañero y amigo Víctor Algora a las voces, con Carlos René ayudando en la producción, los arreglos y coros junto a su partenaire en el dúo Cornelia, Anna Victoria, con el contrapunto vocal de Santi Diego de Capitán Sunrise, con el piano de Natxo de Esteban y con la masterización de José Luís Macías, ex Glamour y Comité Cisne.

Pero nadie mejor que el artista para hablar de su creación y por ello estuvimos una tarde bioluminiscente conversando con él.

PREGUNTA - ¿Cómo ha sido el proceso de grabación de “Animalismo”?
RESPUESTA - La grabación ha sido como he hecho siempre todo, en casa, los ratos que me apetece, cuando me encuentro cómodo, me enchufo y me pongo a grabar. De hecho hay cien mil sesiones a medias y las once que más terminadas estaban han sido las que finalmente se han mezclado y masterizado para formar parte del disco.

P - ¿Tienes muchos descartes?, ¿Eres muy prolífico?
R - No demasiado, pero llevo muchos años guardando, haciendo música y canciones que voy acumulando en mi ordenador, unas más terminadas que otras, y que espero que algún día acaben formando parte de otros discos.

P - ¿No estás entonces muy pendiente de las nuevas tendencias?
R - Nada de nada, vengo ya con mis propias referencias muy marcadas y me cuesta que algún grupo nuevo me llegue tan adentro como bandas de otra época, aun así claro que descubro algunas novedades que me encantan, aunque no tantas.

P - ¿Podrías citar tres de esos referentes clásicos?
R - Pues si nos vamos muy atrás podemos hablar de la Velvet Underground, de Bowie o de Joy Division.

P - Tres grandes clásicos, sí.
R - Algo un poquito más reciente The Smiths, The Cure, Sonic Youth, Primal Scream, Radiohead.

P - Bueno recientes, recientes…
R - Ya ves ando desfasado (risas).

P - ¿Cómo ves el panorama musical en España, ¿Piensas que hay futuro para los músicos?, ¿Por dónde crees que pasa?
R - Yo creo que en España se hace mucha música, mucha, aunque somos nosotros mismos quienes nos ponemos límites. Como nunca hemos exportado demasiado al final pienso que tenemos cierto complejo y hacemos un producto muy enfocado y acotado a nuestro mercado, algunas veces por cierto poco exigente.

P - En eso evidentemente influye nuestro idioma, aunque tú utilizas en tus composiciones el castellano como lengua principal, si no la única.
R - Igual limita en cierta manera, y aunque para mí las letras son importantes, no lo son todo, y si hablamos de música no debería ser un impedimento, además hay ejemplos de bandas españolas que han triunfado fuera cantando en nuestra lengua.

P - ¿De qué habla Animalismo?
R - Básicamente de historias vividas, también de desamor, habitualmente escribo letras cuando estoy en lo más profundo del océano. El título se refiere a la novela Rebelión en la granja de Orwell, es la palabra utilizada para definir el movimiento de rebelión de los animales frente a la opresión, la explotación y el maltrato por parte de los humanos.

P - El tempo de los temas es bastante pausado, tranquilo y melancólico. ¿Es ese el terreno en el que te encuentras más cómodo?
R - Si, aunque hay cuatro temas por lo menos que se salen de esa tónica. No tengo intención de entristecer a la gente, en realidad para mi es terapéutico y lo que siento cuando los oigo después es paz y tranquilidad.

P - ¿Prefieres el trabajo en estudio o disfrutas más el directo?
R - Me encanta el directo, creo que es muy importante para cualquier banda, aunque también disfruto mucho el momento de la creación en el estudio, encerrado componiendo y grabando. Lo bonito es saber compaginar ambas actividades, me cansaría de una y de otra si no se alternasen.

P - Hablando de compaginar, ¿Cómo lo haces con Algora, grupo del que eres el guitarrista?
R - Pues he tenido que organizarme, hasta ahora estaba dedicado a tiempo completo a Algora, pero cuando este proyecto empezó a materializarse y vi que podía funcionar he tenido que aprender a dividirme. De Algora aprendo mucho, como músico, como productor, me ha dado mucha vida y me ayuda a plasmarlo en Salvador Tóxico.

P - A pesar de ser un proceso muy personal, casi «do it yourself», te has rodeado de un buen equipo de colaboradores.
R - La música siempre se enriquece cuando te rodeas de otros artistas, cada uno aporta su propio universo, y cuando eso se mezcla aparecen cosas muy bonitas e incluso podemos llegar a hablar de magia, cosas que no podríamos hacer individualmente.

P - He visto que te has hecho fuerte en las redes sociales.
R - Creo que hoy en día son fundamentales y necesarias para difundir la música. Es muy interesante porque las cosas pueden funcionar de forma más directa y acceder al público sin muchos intermediarios. Yo no me defiendo demasiado bien, no es un mundo donde esté muy cómodo, me llega a agobiar, pero cuento con el apoyo de gente que me está facilitando el camino y ayudándome en esa labor.

P - ¿Cómo te planteas el recorrido del disco?
R - Ahora que ya está el disco publicado, once canciones de las cuales cuatro ya se incluían en un primer ep que tenía alojado en Bandcamp, y después de un adelanto, Nadando al Revés, sacaré Abisal como single con vídeo y alguna remezcla. Luego hay otro casi seguro con algún experimento curioso, pero prefiero mantener la incógnita y que lo vayáis viendo crecer.

¡Compártelo!