Litorate, mundos aún sin transitar | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Litorate, mundos aún sin transitar

Bajo el nombre de Litorate se encuentra el sevillano Joaquín León; músico, filmmaker, diseñador visual, amante y coleccionista de sintes; artesano de universos intrincados, seductores y misteriosos… ¿Alguna luz en tu sesera si además te digo que posee una hermosa trayectoria formando parte de bandas de la escena independiente: Úrsula, Trisfe, Kippel o A German Brunette.

Sintetizadores, cajas de ritmo, instrumentación clásica, live looping y digitalismos; en su sonido conviven numerosas influencias contemporáneas cercanas al hip hop, r’n’b, downtempo, deep house o vaporwave. En su imaginario descubrimos mundos intrincados y misteriosos aún sin transitar, donde caminos de luces y sombras se abren paso entre laberintos de samples y sonidos predominantemente analógicos. 

litorate02_poplacara.jpg

Staring at the floor ​representa un viaje de ida y vuelta hacia un estado de conciencia alterado. Un recorrido introspectivo que busca la conexión con el resto del universo. A través de capas de sintetizadores, reverbs poderosas, atmósferas lejanas y vocales que se repiten como un mantra, Joaquín puebla el cuerpo de sensaciones controvertidas que generan un vínculo efímero con el espíritu y permiten alcanzar una felicidad tan intensa como oscura. 

Mediante una gran carga onírica, Listen to me ​nos invita a iniciar una travesía despojándonos de todo pre-concepto estético. Este primer track nos sumerge lentamente en paisajes sonoros cada vez más cargados y detallistas. Con una voz penetrante sobre un colchón de sub-graves y arpegios, se forma un leit motiv roto por acordes de piano, pausas punzantes y ruidos preciosistas que remueven las neuronas hasta el último respiro del track.

El siguiente corte, Divinorum​, induce a un estado de hipnosis capaz de erizar la piel y provocar pensamientos involuntarios que bailan seductoramente en nuestra cabeza. Sus resonancias ancestrales nos vendan los ojos y nos conducen a un territorio evocador, donde nada está concebido al azar pero reina la sensación de libertad propia de los sueños. ‘

Yellow Pool ​brinda el luminoso despertar que despeja la mente tras un intenso trance. Texturas envolventes y orgánicas llenan de sensualidad la minuciosa calidez los sintetizadores y cajas de ritmo. Su marcado sabor retro y bailable despliega la inevitable incógnita de no saber lo que vendrá luego.

El final del trayecto concluye con Sad, ​corte que representa con agudeza la esencia del desasosiego y la incertidumbre del insomnio, abrazando aquellos miedos y debilidades ocultos en el más recóndito lugar de nuestro ser. Impecable cierre para un trabajo brillante donde Litorate ​emerge con una propuesta tan personal como prometedora.

¡Compártelo!