Algunos prismas del cante | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Algunos prismas del cante

Al escuchar a artistas como J`. Domingo uno vuelve a darse cuenta de la riqueza y de los matices que puede derrochar la música.

Desde  la primera pista te vas adentrando en micromundos diferenciante de capas multicromáticas, texturas aventureras. La voz de Francisco Contreras Molina, vaya del Niño de Elche, cuyas raíces granaìnas improntan el tercer tema, intermezzan la canción dotándola de unas vetas de grandeza misteriosa y poliédrica que va serpenteando hasta la nota postrimera.

La niña de los peines, Camarón o Don Enrique Morente siguen más de moda que nunca. Los planetas son el máximo exponente del posflamenco épicocircunstancial patrio, pero reconociendo también la aportación de Vertical afirmaré que, como el purismo es para nazis, el flamenco es un arte germinalmente permeable que va bien con casi cualquier estilo o etiqueta musical.

JD.jpg

Delicados trazos de filopsicodelia, irrenunciables ecos del sur, momentos de entrega pasional filodescamisante (paladéesè Tu pelo rojo suelto al viento, en la que colabora Jordi Fornells).. ¿En sitios que no llego? Temazo ejemplar de todas las virtudes y desarrollos sonoros de la propuesta josedominguense que se funde deliciosa con la siguiente pista. El álbum no deja de desojar sorpresas sonoras a través de una selección de tonadas que no dejarán indiferente ni al melómano ni al oyente medio picado por la curiosidad.

La otra colaboración del largo corre a cargo de Soleá Morente, que en Me gustabas más cuando fumabas sigue incidiendo en la poliedria del trabajo disquense.

La sombra de lo ininteligible ronda muchas ráfagas del elepè, lo cual lo hace más interesante a cada escucha. C. Tangana y otros neokinkis se sentirán modernos, pero disculpad ninis y mangutas varios, el flamenco es moldeable y constante mutación de la modernidad, eterno, ágil y flexible como un junco; falsear sus raíces y expansividad escondiéndose en barbarismos lo seguirá haciendo aún más música, más magno aún. Que conste que no adoro el flamenco pero si queréis una respuesta contundencial a mi reflexión al hilo de esta obra de José Domingo, id directos a la escucha de La leyenda del espacio. 9\14.

¡Compártelo!