J.F.Sebastian | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

J.F.Sebastian

J.F.Sebastian

Una banda sonora por encargo ("Sobre el arco iris", 2003) para una película independiente es la excusa para comenzar y dar nombre al proyecto que se va formando poco a poco a partir de Christian, su voz y su guitarra. De esto hace ya casi 10 años. A través de jam sessions improvisadas con amigos se empieza a definir el sonido acústico característico de J.F.Sebastian y la propia formación. No hay muchas referencias con las que compararles, no es habitual ni la mezcla de instrumentos ni la manera de tocarlos: chelos y charangos con pedales, afinados medio tono bajo como los barrocos, polifonía de voces, constantes cambios de ritmos y armonías crean un paisaje sorprendente e inesperado. "Violentamente acústicos", dice Julio Ruiz (RNE3). Ellos dicen que hacen frolck, una mezcla de folk y rock, aunque saben que es bastante más que eso.

¿Qué se podría esperar de una banda tan heterogénea como ésta?

Christian, un fan incondicional de Elvis, compositor de bandas sonoras, guitarrista vocacional y cantante tardío con profunda voz de barítono; Tobe, que viene del punk rock, tocando el bajo y desgarrando la voz a grito pelado con los Picantes; Nieves, cuya primera incursión en la música fue en un coro de niños para un disco de David Hasselhoff y ahora toca el charango y canta con una versátil y cristalina voz; o Ángela, que hasta hace poco solo había tocado Bach, Beethoven y Brahms y de pronto tras colocar distorsiones y compresores a su chelo ha abierto todo un mundo sonoro a explorar; y Javi, incorporado hace un año al grupo, batería con alma de rock (Havalina), que busca su espacio y su volumen dentro de este extraño paisaje sonoro.

Con este ya son tres sus discos. El primero, Ten Fingers (2009), es la mejor muestra de ese sonido frolck que reivindican, totalmente acústico, desenfadado y energético. Su segundo disco, Ten Covers (2010), es un viaje a través de grandes temazos de diferentes épocas, desde los 60 a la actualidad, versiones con un inconfundible toque personal que por momentos casi hace olvidar el tema original para sumirse en el sonido a veces embriagador, otras descarnado de J.F.Sebastian.

Este tercer trabajo (sin título, 2012) es sin ninguna duda el más redondo, pulido y acabado que han producido hasta el momento. El sonido acústico ha dado paso al semieléctrico con la incorporación de batería, guitarras eléctricas y distorsiones. También es en este disco donde más se han desarrollado las posibilidades polifónicas del grupo: armonizaciones de voces y arreglos de cuerda casi orquestales en temas de muy variadas atmósferas pero todos ellos de una gran intensidad emocional.

¡Compártelo!